Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30
Empresas > Industria

Un estudio en fase 3 demuestra remisión mantenida en Enfermedad de Crohn

Cerca del 50% de los pacientes tratados con ustekinumab (Janssen) alcanzaron remisión clínica, de grave a moderada

Martín Sellés, presidente de Janssen en España.
Un estudio en fase 3 demuestra remisión mantenida en Enfermedad de Crohn
Redacción
Jueves, 26 de mayo de 2016, a las 17:50
Los datos del estudio de fase 3 de Janssen presentados por primera vez en la Digestive Disease Week de 2016, han mostrado que una proporción significativamente mayor de pacientes adultos con enfermedad de Crohn de moderada a grave que recibieron tratamiento de mantenimiento con ustekinumab subcutáneo (SC) se encontraron en remisión clínica en un año frente a los que recibieron placebo.

El estudio de mantenimiento de fase 3 IM-UNITI, que evaluó a 388 pacientes que alcanzaron respuesta clínica ocho semanas después de una única infusión intravenosa de ustekinumab en los estudios de inducción de fase 3 UNITI-1 y UNITI-2, mostró que el 53 por ciento de los pacientes que recibieron una inyección de ustekinumab 90 mg SC cada ocho semanas (Q8W) y el 49 por ciento de los pacientes que recibieron una inyección de ustekinumab 90 mg SC cada 12 semanas (Q12W) se encontraron en remisión clínica en la semana 44, el criterio de valoración principal del estudio, en comparación con el 36 por ciento de los pacientes que recibieron placebo. La remisión clínica se definió como un valor del índice de actividad de la enfermedad de Crohn (CDAI, por su siglas en inglés) inferior a 150 puntos; el CDAI es una herramienta de evaluación de la enfermedad basada en síntomas utilizada con frecuencia en los ensayos clínicos para cuantificar la actividad de la enfermedad de Crohn.
 
La solicitud para conseguir la aprobación de ustekinumab para el tratamiento de la enfermedad de Crohn activa de moderada a grave está actualmente en revisión en los Estados Unidos y en Europa. Ustekinumab, aprobado en muchos países para el tratamiento de la psoriasis en placa de moderada a grave y la artritis psoriásica activa, es un tratamiento biológico novedoso dirigido a las interleucinas IL-12 e IL-23, que se cree que desempeñan un papel en enfermedades mediadas por la inmunidad, incluida la enfermedad de Crohn.
 
“La totalidad de los datos de inducción y mantenimiento en el transcurso de un año muestran el potencial de este tratamiento biológico para inducir y mantener un efecto terapéutico clínicamente relevante en pacientes con enfermedad de Crohn de moderada a grave”, ha declarado William Sandborn, jefe de la División de Gastroenterología, y catedrático de Medicina de la Universidad de California, San Diego, e investigador del estudio. “Los resultados de este exhaustivo programa de fase 3 —que incluyó a pacientes no tratados, expuestos y que habían fracasado al tratamiento anti-factor de necrosis tumoral-alfa (TNF-alfa)— demuestran el potencial de ustekinumab para proporcionar un beneficio significativo a los pacientes que necesitan un tratamiento eficaz.”
 
El estudio de mantenimiento IM-UNITI representa el tercer estudio pivotal del amplio programa de desarrollo clínico de fase 3 de un año de duración, que investiga  ustekinumab para el tratamiento de la enfermedad de Crohn de moderada a grave. Los resultados, presentados como parte del plenario de resúmenes distinguidos en la Digestive Disease Week de 2016, siguen a los resultados de fase 3 del estudio de inducción UNITI-1, que demostraron la eficacia y seguridad de ustekinumab en pacientes que habían fracasado previamente o eran intolerantes al tratamiento con uno o más tratamientos anti-TNF-alfa, y al estudio de inducción de fase 3 UNITI-2, que demostró la eficacia y seguridad de ustekinumab en pacientes que habían fracasado previamente al tratamiento convencional, la mayoría de los cuales no habían sido tratados con el tratamiento anti-TNF-alfa. Los pacientes que respondieron a una dosis única intravenosa de ustekinumab en los estudios de inducción volvieron a ser aleatorizados en el estudio de mantenimiento IM-UNITI para recibir ustekinumab 90 mg SC Q8W, ustekinumab 90 mg SC Q12W o placebo (retirada del tratamiento) y se les siguió durante un año de tratamiento. Todos los pacientes aleatorizados en el estudio de mantenimiento IM-UNITI habían alcanzado respuesta clínica con ustekinumab  en la semana 8, y aproximadamente el 60 por ciento de los pacientes se encontraba en remisión clínica al entrar en el estudio IM-UNITI. 
 
Los principales criterios de valoración secundarios del estudio IM-UNITI incluyeron la respuesta clínica, remisión clínica entre los pacientes en remisión después de la inducción, remisión en ausencia de corticoides, y remisión clínica en pacientes refractarios o intolerantes a los tratamientos anti-TNF-alfa (subpoblación UNITI-1), todos en la semana 44.
 
Hasta la semana 44 (periodo controlado por placebo) se notificaron acontecimientos adversos (AA) en porcentajes similares en los grupos de tratamiento con ustekinumab y con placebo. Se dieron AA graves en el 10 por ciento, 12 por ciento y 15 por ciento de los pacientes que recibieron ustekinumab 90 mg SC Q8W, ustekinumab 90 mg SC Q12W y placebo, respectivamente; el 2 por ciento, 5 por ciento y 2por ciento de los pacientes notificaron infecciones graves en estos respectivos grupos. En el periodo controlado por placebo, no se notificaron muertes ni acontecimientos cardiovasculares importantes graves (MACE), y se notificaron tumores en dos pacientes (un caso de carcinoma de células basales en cada uno de los grupos de placebo y ustekinumab 90 mg SC Q8W).
 
“Estos datos de mantenimiento complementan los datos de inducción presentados previamente y ofrecen perspectivas del perfil de eficacia y seguridad de ustekinumab para el tratamiento de la enfermedad de Crohn activa de moderada a grave,” ha señalado Newman Yeilding, jefe de Desarrollo en Inmunología de Janssen Research & Development, LCC. “A falta de la aprobación, estamos deseando poder ofrecer ustekinumab a los pacientes que puedan beneficiarse de esta nueva opción terapéutica y proporcionar a los gastroenterólogos una nueva alternativa para tratar la enfermedad de Crohn”, ha dicho.