Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Empresas > Industria

Stada, lo peor en genéricos para los pacientes

Lundbeck logra un ascenso respecto a 2014 de dos posiciones y entra de lleno en el podio

Mar Fábregas es la directora general de Stada en España, nominado como el peor laboratorio de genéricos según el observatorio Patient View.
Stada, lo peor en genéricos para los pacientes
Redacción
Sábado, 12 de marzo de 2016, a las 12:50
Redacción. Madrid.
Patient View, el informe que clasifica a las farmacéuticas a nivel mundial en función del criterio de los pacientes, acaba de publicar su ranking de 2015, donde Lundbeck ha sido la gran triunfadora con un ascenso respecto a 2014 de dos posiciones y entrando de lleno en el podio.

Muy de cerca, apenas un puesto por debajo, se sitúa Janssen, que ha visto reconfortado su buen trabajo con un ascenso de cuatro posiciones. Si bien de estos primeros puestos hay que destacar la gran subida de Gilead Sciences, que respecto a 2014 logra ascender ocho posiciones. Asimismo, entre los primeros puestos continúan demostrando no solo su enorme pulso empresarial sino los buenos resultados de sus fármacos tres grandes como Novartis, Roche y Pfizer. Como líderes generales de 2015 están Viiv Healthcare y AbbVie.

No le han ido tan bien las cosas, en cambio, a Stada, que se ha posicionado como el peor laboratorio farmacéutico de genéricos en opinión de los pacientes. Por debajo de ella pero sin dedicarse a los genéricos están Valeant, que mantiene una cartera mixta donde se da importancia a la innovación, y Hospira, dedicada a los biosimilares, y que está dentro del grupo Pfizer por lo que su posicionamiento en la tabla no ejemplifica bien su labor global.

El citado informe es el resultado de una serie de factores como el lanzamiento de fármacos que realmente respondan a una necesidad, los vencimientos de las patentes y su afectación al paciente, las fusiones o compras que el laboratorio realice y la intención de estos movimientos, la accesibilidad a los medicamentos generados o la mala praxis corporativa.