El Ministerio se mantiene firme en la forma de los informes de posicionamiento, mientras parte del sector pide cambios

Sanidad no ve "idóneo ni oportuno" separar clínica y economía en los IPT
Exterior del Ministerio de Sanidad.


24 ene 2022. 18.50H
SE LEE EN 5 minutos
El actual modelo de elaboración de los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT) de los fármacos, que lleva a cabo la Red Española de Evaluación de Medicamentos en el Sistema Nacional de Salud (Revalmed SNS), se puso en marcha hace poco más de un año con una novedad clave: incluye la evaluación económica del tratamiento. Un 'añadido' con el que parte del sector sanitario no está convencido, al considerar que con él prima más la parte presupuestaria que la terapéutica, "poniendo en peligro la llegada de fármacos innovadores". Si bien, el Ministerio de Sanidad descarta cambiar el modelo actual.

El departamento que lidera Carolina Darias ha asegurado a Redacción Médica que no está previsto excluir la evaluación económica del medicamento en los IPT del Sistema Nacional de Salud (SNS) porque "no se considera idóneo ni oportuno". Precisamente, el pasado mes de noviembre emitió un documento de consenso del Comité Asesor para la Financiación de la Prestación Farmacéutica con las recomendaciones para incluir este aspecto económico.

Por otra parte, Farmaindustria y la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (Facme) consideran que los IPT deben volver al modelo anterior y que haya dos informes separados e independientes, uno terapéutico (que vaya primero) y otro económico, pero que "no se mezclen". Y para garantizar la rigurosidad de los informes, deben participar en ellos desde el principio clínicos de la especialidad del medicamento evaluado y los pacientes que los vayan a recibir. 

"Las claves son que no se mezclen la evaluación científica y la económica y que se asegure la participación real de los clínicos y de pacientes desde el principio", ha señalado a Redacción Médica desde Farmaindustria, que lucha para definir con la Administración un "procedimiento claro, predecible y más transparente".

De hecho, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, decía esta semana que el modelo IPT "no funciona bien". "Tiene muchas debilidades; de hecho, altera el procedimiento de financiación y fijación de precio, ya que queda supeditado a la finalización de las dos evaluaciones, y no se cumplen plazos. En estos momentos hay más de 100 IPT pendientes, con una espera media de más de 450 días (cuando la normativa europea da un máximo de 180 días)”.


Nuevos IPT: Facme pide revisar el modelo y el liderazgo


Cristina Avendaño, vocal de la Junta Directiva de Facme, ha explicado a este medio que el modelo actual de IPT “no ofrece garantías”. “Es importante la rigurosidad del sistema de evaluación clínica de medicamentos para la decisión de financiación y es imprescindible que los clínicos participen activamente, así como que  la evaluación del valor terapéutico sea previa e independiente de la económica”.

Por tanto, apuesta por un modelo de IPT con ambas evaluaciones, pero en informes independientes y primero el del valor terapéutico, de forma que éste no se vea influenciado por el “miedo al impacto presupuestario”.

Avendaño señala que el sistema actual “no garantiza la independencia”, ya que cuando se hace público el informe del medicamento ya se han incorporado las dos evaluaciones, de forma que el impacto presupuestario tiene peso antes y después de la terapéutica, que queda influida por la revisión del informe que llevan a cabo personas vinculadas a la gestión del presupuesto de medicamentos en las comunidades autónomas y en la Administración General del Estado. “No es el modelo adecuado”.

De manera que manifiesta que hay que cambiar tanto el método del IPT como el hecho de dar más liderazgo a clínicos expertos, y éstos deben ser propuestos por la sociedad científica más implicada en la enfermedad a la que se dirige el tratamiento a evaluar.


Evaluación económica y clínica "independiente" en el IPT


Por su parte, José Luis Baquero, representante de pacientes, ha explicado que antes de este modelo, los IPT consistían en "un análisis muy técnico con el que se trataba de forma bastante objetiva la molécula y se fijaba el posicionamiento", pero ahora "es mucho más importante el coste del medicamento". De forma que apuesta pos dos modelos de informes independientes.

"Este nuevo modelo no es válido. Ha sido una prueba piloto y que no está resultando todo lo buena que debiera. Hay que volver al modelo que teníamos", ha lamentado Baquero que cree que con el modelo actual se pueden perder medicamentos innovadores en el camino.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.