La industria farmacéutica valora las ayudas anunciadas por Sánchez y añaden algunas 'peculiaridades' por el sector

Precio razonable y prioridad, petición 'pharma' para las electrointensivas
Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda (Aeseg) e Isabel del Río (Biosim).


13 sep 2022. 14.10H
SE LEE EN 5 minutos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado esta semana que el Gobierno aprobará una excepción para las instalaciones de cogeneración de las industrias con gran consumo de gas, permitiendo que queden cubiertas temporalmente por el mecanismo ibérico, y ha asegurado que no habrá medidas energéticas "dramáticas" como apagones o racionamientos.

La industria farmacéutica se engloba en las electrointensivas, por lo que las ayudas anunciadas también le afectan. Si bien, el sector apunta que deben ser específicas y tener sus particularidades, como ser prioritarias (al ser los medicamentos esenciales), así como ir acompañadas de mecanismos para modificar al alza el precio de determinados fármacos fuera de patente cuya rentabilidad pueda verse comprometida.

“La industria farmacéutica es un sector esencial y crítico al que asegurar el suministro de gas”, ha asegurado a Redacción Médica, Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, secretario general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (Aeseg). “Estamos hablando de la producción de medicamentos, no de productos de consumo, y no hay bien más esencial que un fármaco para el tratamiento de la salud”, ha insistido.

Por eso, llegado el momento, espera que el Gobierno considere a la industria farmacéutica como “un sector esencial y dependiente del gas”. “En caso de emergencia, nuestro sector debería ser considerado crítico y prioritario en el suministro de gas”, ha insistido. “Necesitamos ser prioritarios en el suministro, que además debe ser a un precio razonable porque los medicamentos son esenciales”, ha señalado.

De la Cuerda también ha insistido en que, llegado el caso, si se produce un razonamiento el gas, algo que el propio Sánchez ha descartado, “tenemos que ser preferentes, tanto en suministro como en costes de acceso a la energía”. No solo el suministro, sino también la parte económica es clave para este sector, puesto que “hay que tener en cuenta que los medicamentos tienen un precio fijo por ley”. Por este motivo, en los últimos meses, el sector “ha soportado un incremento de los costes de producción derivados de los incrementos de los precios, no solo en energía, sino también de otros elementos como las materias primas o los transportes” a causa de factores como “la inflación o la guerra de Ucrania”. “Este es un esfuerzo que se tiene que valorar”.

No obstante, por mucho que suban los precios del gas, de la Acuerda ha asegurado que “es difícil poner un tope por el cual se dejará de producir porque es muy caro”. “Nunca se llegaría a esa situación porque somos un sector clave”, ha manifestado.

El secretario general de Aeseg ha recordado que, en el caso concreto del gas, este influye en multitud de procesos para la fabricación de medicamentos. Así, ha puesto como ejemplos su papel fundamental en las calderas de vapor industrial, en donde “se producen el vapor y el agua para productos relacionados con la producción y el autolavado de los sistemas de fabricación”. También afecta en la esterilización de los procesos de fabricación o en el control de humedad mediante secadores. De hecho, De la Cuerda ha alertado de que “el impacto del gas en zonas estériles es considerable, lo que podría obligar a paralizar la producción”.


Preocupación por un desabastecimiento farmacéutico


Por su parte, la Asociación Española de Medicamentos Biosimilares (Biosim) valora muy positivamente las medidas promovidas por el Gobierno de España dirigidas a la industria electrointensiva, como es el caso de la industria farmacéutica. "Sin duda, es una buena noticia cualquier tipo de medida que favorezca la competitividad y prevenga situaciones de posible desabastecimiento".

Ha indicado a este medio, además, que también sería de interés no solo pensar en este tipo de medidas, sino establecer mecanismos que permitan de manera directa y puntual modificar al alza el precio de determinados medicamentos fuera de patente cuya rentabilidad pueda verse comprometida por situaciones sobrevenidas que incidan en los costes de producción y que puedan comprobarse de forma objetiva.

De hecho, con motivo de la consulta pública sobre el Anteproyecto de Ley por la que se modifica el Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios el pasado mes de julio, Biosim ya propuso que se establezca un mecanismo de actualización de precios que prevea la revisión de precios al alza cuando concurran determinadas circunstancias, como por ejemplo una situación de elevada inflación, "lo cual resulta de suma relevancia en el contexto macroeconómico internacional actual".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.