Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Empresas > Industria

Osimertinib, de AstraZeneca, demuestra eficacia en cáncer de pulmón

En el tipo no microcítico (CPNM) con mutación en el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR)

Sean Bohen, de AstraZeneca.
Osimertinib, de AstraZeneca, demuestra eficacia en cáncer de pulmón
Redacción
Jueves, 19 de abril de 2018, a las 18:10
Osimertinib, registrado por AstraZeneca con el nombre de Tagrisso, es eficaz como tratamiento en primera línea en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) con mutación en el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) localmente avanzado o metastásico, según los resultados del ensayo fase III 'Flaura', presentados en la Conferencia Europea sobre el Cáncer de Pulmón (ELCC) celebrada en Ginebra (Suiza).

Además, la mejoría en términos de supervivencia libre de progresión (SLP) de osimertinib como tratamiento de primera línea se mantuvo después de la progresión con respecto a los inhibidores de la tirosina quinasa (TKIs, por sus siglas en inglés) del EGFR, erlotinib o gefitinib.

"El nuevo análisis del ensayo Flaura muestra que el tratamiento de 1ª línea con osimertinib consigue un efecto que se mantiene durante el tratamiento posterior ya que reduce casi a la mitad el riesgo de una segunda progresión o de muerte. Estos hallazgos se suman al beneficio clínicamente significativo en términos de SLP de osimertinib y reafirman su potencial como nuevo tratamiento de referencia", ha dicho el vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Global de Medicamentos y director médico de AstraZeneca, Sean Bohen.

En el momento del corte de datos, el número de pacientes que habían suspendido el tratamiento era menor en el grupo de osimertinib como tratamiento de primera línea que en el grupo del comparador EGFR-TKI, y solo el 29 por ciento recibió un tratamiento posterior frente al 46 por ciento del grupo del comparador. La mediana de tiempo hasta una segunda línea de tratamiento posterior o la muerte fue de 23,5 meses para los tratados con osimertinib en primera línea, frente a 13,8 meses para los pacientes con erlotinib o gefitinib.

Más tiempo en suspender el tratamiento

Del mismo modo, los pacientes tratados con osimertinib en primera línea tardaron más tiempo en suspender el tratamiento que los pacientes del grupo del comparador con una mediana de 16,0 meses, en el que estaban los pacientes que habían cambiado a osimertinib en segunda línea. El riesgo de segunda progresión o muerte entre los pacientes tratados con osimertinib en la primera línea fue de casi la mitad que entre los pacientes del grupo del comparador.

"Los resultados posteriores a la progresión se reconocen, cada vez más, como medidas importantes de la eficacia de los tratamientos antineoplásicos de primera línea y la consistencia en la reducción del riesgo en estos criterios de valoración en el ensayo 'Flaura' refuerzan los datos del análisis intermedio de supervivencia global", ha zanjado el profesor asociado de Medicina del Consejo de Tumores Torácicos de Gustave Roussy (Francia), David Planchard.