El asma una de las enfermedades crónicas más frecuentes en España, que afecta al 5% de la población adulta

Optimizar las unidades de asma a través de innovación mejora el abordaje
Ana Pérez, directora Médica y de Asuntos Regulatorios de Astrazeneca España.


06 oct 2021. 12.30H
SE LEE EN 7 minutos
La mejora e innovación en las Unidades de Asma ha sido el tema protagonista durante la tercera reunión anual del Proyecto Carabela Asma Grave, una iniciativa de Astrazeneca avalada por la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

Los objetivos fundamentales de este proyecto son el impulso del abordaje multidisciplinar de la enfermedad, la optimización de las unidades de asma grave en los hospitales españoles y la propuesta de soluciones que ayuden a mejorar la calidad de vida de estos pacientes con asma, una enfermedad que afecta al 5 por ciento de la población adulta en España.

El último año ha puesto de manifiesto la importancia de invertir y trabajar conjuntamente en un sistema de salud sólido e innovador capaz de mejorar la calidad de vida de las personas. En este sentido, desde el Proyecto Carabela se ha trabajado en poner en valor las Unidades de Asma como principal punto de mejora en el modelo de abordaje del paciente adulto con asma grave.

Las Unidades de Asma en la era postCovid-19


Javier Domínguez, alergólogo del Servicio de Alergología del Hospital Universitario La Paz de Madrid y coordinador del grupo de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), ha moderado el primer bloque del encuentro en el que se han analizado los retos y aprendizajes de las Unidades de Asma en la etapa postCovid-19. “La pandemia ha supuesto todo un reto a las Unidades de Asma. El acceso a los hospitales ha estado limitado, muchos profesionales que participan en el día a día de estas unidades han visto su actividad desplazada a reforzar la atención a pacientes Covid y los propios pacientes con asma grave han vivido la pandemia con una sensación de mayor vulnerabilidad. Por ello, nos hemos adaptado en aspectos logísticos, potenciando la atención virtual, abriendo canales de comunicación preferente con los pacientes, desarrollando el envío desde el hospital a sus domicilios de determinados medicamentos de autoadministración, entre otras muchas acciones”.

Domínguez también ha resaltado el valor indispensable de la enfermería en el abordaje del asma y el importante papel que ha jugado la telemedicina: “Durante los últimos meses se ha potenciado el papel de la enfermería y de la educación en asma que, aunque siempre importante, ahora ha adquirido un valor mayor. Además, el uso de herramientas tecnológicas nos ha ayudado a realizar una atención virtual de calidad y nos ha acercado la posibilidad de formación y comunicación entre centros no sólo de nuestro país, sino también con profesionales de otras regiones del mundo”.

En este sentido, los expertos participantes en este encuentro han coincidido en la importancia de interiorizar las enseñanzas que nos ha dejado el escenario post-pandemia, entre las que destacan la optimización de las unidades de asma para un correcto abordaje de la enfermedad. Así, Luis Pérez de Llano, jefe de Servicio de Neumología del HULA y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha explicado que “a la hora de medir la efectividad de las Unidades de Asma es crucial desarrollar indicadores de resultados de la asistencia a pacientes asmáticos teniendo en cuenta determinados criterios que pueden ser revisados con el tiempo, como la actividad asistencial, los recursos técnicos y humanos, la formación del personal y la actividad docente e investigadora”.

Innovaciones en el abordaje del asma grave


Durante la tercera reunión del Proyecto Carabela también se han analizado las últimas innovaciones en el abordaje del asma grave. Para ello, Marina Blanco, neumóloga responsable de la Unidad de Asma del Hospital Universitario de A Coruña (CHUAC) y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), ha moderado una mesa de debate en la que se ha profundizado en estas innovaciones.

En primer lugar, la doctora Blanco ha señalado que una parte esencial del correcto manejo del asma es establecer unos criterios de derivación tanto desde los servicios de urgencias como desde Atención Primaria a las unidades de asma atendidas por especialistas en esta enfermedad. “Para ello, se han publicado dos documentos de consenso en los que participan las sociedades científicas de Atención Primaria y de Urgencias y han establecido unos criterios claros para la derivación e incluso unos plazos aceptables en función de la gravedad. El reto ahora es lograr la implementación de estos criterios y establecer circuitos directos que permitan una continuidad asistencial, evitando duplicidades de pruebas y circuitos intermedios con alto consumo de recursos y tiempo”.

Además, esta experta ha destacado también la importancia del abordaje multidisciplinar del asma grave y la adaptación de las pruebas funcionales respiratorias, imprescindibles tanto en el diagnóstico como en el seguimiento de los pacientes con esta enfermedad y cuyos resultados permiten tomar decisiones terapéuticas para los pacientes.

Carabela, un proyecto colaborativo y con vocación de continuidad


Para optimizar la atención a los pacientes con asma grave y crear un modelo más coordinado y eficiente, un grupo de gestores sanitarios y de clínicos se embarcaron en 2019 en el Proyecto Carabela de Astrazeneca.

En sus inicios, un total de seis hospitales españoles formaban parte del proyecto, cifra que se ha visto triplicada en la actualidad. Además, el Proyecto Carabela ha contado, hasta el momento, con la participación de casi 200 profesionales sanitarios, que han podido aportar su visión en el manejo del asma grave. Esta elevada participación ha permitido generar una batería de iniciativas e ideas innovadoras que permitirán optimizar el abordaje de la patología.

En palabras de Ana Pérez, directora Médica y de Asuntos Regulatorios de Astrazeneca España “en Astrazeneca creemos firmemente en la importancia de la innovación como herramienta fundamental para mejorar la calidad asistencial y, por tanto, la vida de los pacientes, la base de nuestro compromiso como compañía. Por ello, impulsar proyectos como este, en el que colaboramos con los profesionales sanitarios poniendo a su disposición nuestra capacidad de innovación, es primordial para brindar las mejores soluciones a los pacientes”.

Por su parte, Manel Santiñá, miembro de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), ha señalado que “el Proyecto Carabela ha desarrollado un conjunto de 10 indicadores orientados a asegurar que los aspectos fundamentales de la asistencia a los pacientes con asma grave se realicen de acuerdo con el estado del conocimiento actual y con los estándares de calidad aceptados ampliamente por la comunidad científica”.

Por último, Juan Antonio Marqués Espí, director Gerente del Área VII Murcia Este y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), ha añadido que “este es un proyecto con un marcado liderazgo clínico en el que SEDISA pretende aportar la visión del Directivo de la Salud con el objetivo principal de optimizar la atención a los pacientes con asma grave. En él se han consensuado propuestas para identificar tanto el modelo asistencial más apropiado como aquellas necesidades no cubiertas y oportunidades para mejorar la coordinación y la eficiencia del proceso".


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.