Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Empresas > Industria

Nivolumab (BMS) ya está aprobado en cinco tumores y se desarrolla en 50 más

La inmunoterapia acaba de ser financiada en las indicaciones de linfoma de hodgkin y cáncer de cabeza y cuello

De pie: Ramón García-Sanz y Ricardo Mesía. Sentados. Mariano Provencio y Roberto Úrbez.
Nivolumab (BMS) ya está aprobado en cinco tumores y se desarrolla en 50 más
Miguel Fernández de Vega
Martes, 06 de marzo de 2018, a las 12:40
La inmunooncología prosigue con su avance y 'coloniza' nuevos tumores y tipos de cáncer. Este es el caso de nivolumab (Opdivo), el producto de Bristol-Myers Squibb (BMS) con el que ya se ha tratado a más de 4.000 pacientes en España desde 2015 y que ya se puede emplear en siete indicaciones y en cinco tumores diferentes.
 
Las últimas indicaciones en incluirse en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud (SNS) son las de pacientes con cáncer escamoso de cabeza y cuello que progresan tras un tratamiento basado en platino y en linfoma de Hodgkin clásico, específicamente tras recaída o refracción tras un trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos y brentuximab vetodina.
 
En ambos casos, nivolumab cubre una laguna terapéutica puesto que se trata de pacientes en situaciones de escasa supervivencia. “Esta inmunoterapia ha entrado para personas con una enfermedad ultrarresistente que no tienen ninguna posibilidad, en los que han fallado fármacos nuevos como bretuximab, que suponen el 14 por ciento del total de los casos de linfoma de Hodgkin”, ha explicado Ramón García-Sanz, vicepresidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), recordando que este tumor afecta, sobre todo, a adolescentes y adultos jóvenes.
 
En este caso, la terapia de BMS les ofrece “una tasa de respuesta global, por lo pronto, del 70 por ciento. Habría que intentar llevar este producto a primera línea, en combinación con otros tratamientos, para lograr más tasa de curación con menor toxicidad”, ha opinado el hematólogo.
 
Pacientes incurables
 
En el caso del cáncer de cuello y cabeza, un “gran desconocido” que en realidad es el sexto tumor más frecuente en España, “nivolumab ha aparecido para pacientes incurables y nos ha permitido un supervivencia que se mantiene en un 15 por ciento de los casos hasta tres años”, ha precisado Ricardo Mesía, presidente del Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello. De hecho, este especialista tiene la esperanza de  que muchos casos se puedan acabar curando a los cinco años.

Un momento de la presentación de las nuevas indicaciones de nivolumab.

Un momento de la presentación de las nuevas indicaciones de nivolumab.

 
Aunque primero tendría que ser aprobado para ello, tanto García-Sanz como Mesía han considerado que sería beneficioso poder adelantar el empleo de nivolumab para poder usarlo en primera línea. Esta posibilidad no tendría un impacto económico tan profundo, han opinado, porque se lograrían ahorros al no tener que emplearse fármacos en segunda y tercera línea ni tratamientos de soporte. En este sentido, Mariano Provencio, presidente del Grupo Oncológico para el Tratamiento de Enfermedades Linfoides lo tiene claro: “Aumentar tasas de curación siempre es rentable”.
 
Investigación
 
Estas cuestiones se han abordado en la presentación de las nuevas indicaciones de nivolumab, un acto celebrado en Madrid en el que también ha participado Roberto Úrbez, director general de BMS en España, quien ha informado de que la inmunoterapia se está probando en unos 50 tipos de tumores más. El proceso de desarrollo está “en fases muy avanzadas” particularmente en cáncer gástrico, en cáncer de pulmón no microcítico y en cáncer renal en primera línea, en cáncer colorrrectal en un subgrupo de pacientes y en adyuvancia en melanoma. “Esperamos lograr las autorizaciones regulatorias pertinentes en este y en otros casos” próximamente, ha indicado.
 
El directivo ha puesto en valor el papel de España en el desarrollo clínico de nivolumab: “El nivel de la investigación es fantástico. Todo el mundo quiere hacer estudios clínicos aquí gracias a nuestros hospitales, en primera línea mundial académicamente”, ha apuntado, añadiendo “la agilización que la Administración ha permitido en los últimos años para la gestión de los ensayos clínicos”.
 
De hecho, esta es una de las causas que ha provocado que BMS tenga en marcha unos 88 ensayos clínicos con más de 2.000 pacientes en España.