Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Empresas > Industria

Montón introduce el "coste-efectividad" a la financiación sanitaria

La ministra apuesta por modificación de los informes de posicionamiento terapéutico que califica de "insuficientes"

Ministra de Sanidad, Carmen Montón.
Montón introduce el "coste-efectividad" a la financiación sanitaria
I. P. Nova
Viernes, 13 de julio de 2018, a las 13:00
La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, se presentó este jueves ante sus compañeros de la Cámara Baja cargada de propuestas y medidas para mejorar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). Proyectos plasmados frente a la Comisión de Sanidad que, en lo que a medicamentos y tecnología se refiere, tenían un enfoque claro: incorporar el concepto de coste-efectividad en su valoración.

Tras llegar al cargo y derogar parcialmente el Real Decreto 16/2012 (una medida del PP que se presentó como la idónea para reducir costos al sistema), Montón ha tenido que enfrentarse a múltiples voces y defender la sostenibilidad del sistema pese a haber aumentado las prestaciones de servicio. Una sostenibilidad que se mantiene, según la ministra, gracias a un sistema compartido con las comunidades autónomas con las que existe "compromiso de dialogo".

"La sostenibilidad tiene que ver con la suficiencia financiera pero también con la buena gestión y con la eficiencia", introducía la política valenciana que cerraba filas frente a su nueva política del medicamento. La socialista ha asegurado que entre las líneas de trabajo de su ministerio destacará la de potenciar la compra centralizada de medicamentos "según las necesidades reales de las CCAA", fomentar el uso de biosimilares y genéricos e introducir el concepto "coste-valor en evaluación y financiación del SNS".

Para garantizar la gestión de la farmacia en cada una de las CCAA, la ministra apuesta por modificación de los informes de posicionamiento terapéutico (IPT), un "documento de referencia valioso para la gestión farmacéutica". "Ahora se revalúan los medicamentos a nivel autonómico y hospitalario y se repiten las acciones porque el informe es insuficiente", ha argumentado Montón poniendo en valor la necesidad de establecer nuevos parámetros para que mejore la utilidad de los IPT en el sistema. Aunque no ha desgranado mucho en este sentido, ha afirmado que se deberán de evaluar los resultados en salud en la práctica clínica y actualizar el posicionamiento.


Modelo colaborativo entre el sector farmecéutico y el tecnológico para avanzar en la medicina personalizada


Con sus declaraciones, Montón índice en su idea de desarrollar un modelo que determine el valor que aportan los medicamentos "de forma individual y en comparación con otras alternativas".

En lo referido a la medicina personalizada (que afecta en aquellas enfermedades raras, así como las terapias dirigidas, celulares o génicas), la ministra ha establecido la necesidad de que se defina el modelo de evaluación previa y de financiación para que se disminuya "la incertidumbre financiera y clínica previa a su incorporación".  La ministra apuesta por un modelo colaborativo entre el sector tecnológico y el farmacéutico a la vez que se potencie la investigación pública y su traslación a la práctica clínica.

La innovación como motor de la sostenibilidad


En las líneas de investigación, Montón ha apostado por la biomedicina y la Atención Primaria con perspectiva de género. "Vamos a promover colaboración entre institutos de innovación para tener sinergias entre entes públicos. En este proceso, se incorporarán las CCAA, tanto en la difusión de la investigación como en la puesta en marcha de buenas prácticas", ha manifestado planteando su intención de que se ejecute una "revolución digital y tecnología en los ámbitos de sanidad y servicios sociales".