Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Empresas > Industria

La industria farmacéutica en Davos cree que Trump reconocerá la innovación

Cree que una cosa son los tuits y otra el valor de la propiedad industrial

Donald Trump, presidente de EEUU.
La industria farmacéutica en Davos cree que Trump reconocerá la innovación
Redacción
Lunes, 23 de enero de 2017, a las 09:10
Los hombres más poderosos del planeta se reúnen estos días en la ciudad suiza de Davos para debatir las necesidades de la economía mundial. Y entre ellos, claro está, figuran presidentes y consejeros delegados de la ‘big pharma’, las grandes farmacéuticas, que están en el punto de mira de otros de los hombres más poderosos del planeta desde hoy viernes.

Se trata de Donald Trump, vencedor de las elecciones estadounidenses del pasado noviembre y que ha tomado posesión del cargo de presidente del país norteamericano. Hace algo más de una semana, lanzó un mensaje claro a los grandes laboratorios: no se van a ir “de rositas”.

La respuesta de las farmacéuticas no ha tardado en hacerse oír. A pesar de los ataques (principalmente, vía Twitter) del nuevo jefe del Ejecutivo de EEUU, desde Davos no lo ven como un enemigo y consideran que su equipo sabrá valorar la innovación de los laboratorios.

Así, por ejemplo, Joe Jimenez, máximo responsable de Novartis, ha declarado a Reuters que las personas delas que se ha rodeado Trump entienden “que si gastas dinero en investigar y desarrollas propiedad intelectual es necesario que haya cierto nivel de retorno de la inversión”.

Por su parte, Kenneth Frazier, de MSD, quita hierro a los tuits del presidente pero advierte de que la fijación de precio “seguirá siendo un reto”. El consejero delegado de Roche, Severin Schwann, considera que EEUU seguirá valorando la innovación y la propiedad intelectual y si los laboratorios no son capaces de ofrecerla “es justo que los precios bajen”.

Otros se muestran escépticos sobre el hecho de que, independientemente de quien esté en la Casa Blanca, se pueda modificar tan fácilmente una legislación como la farmacéutica de cualquier manera, como cree el mandamás de Sanofi, Olivier Brandicourt. 

Los responsables de los grandes laboratorios tampoco quieren lanzar campanas al vuelo. Algunos, como Bayer, ya han anunciado grandes inversiones en el país norteamericano. De momento, es el único que ha dado un gran paso. El resto prefiere esperar.