Así lo ha señalado Doris Casares, directora general de la Fundación AstraZeneca

La II edición de Nobel Prize Inspiration Initiative ha sido "todo un éxito"
Doris Casares.


28 sep 2018. 13.25H
SE LEE EN 3 minutos
POR M. R.
El Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (Cimus) de la Universidad de Santiago de Compostela ha acogido la última ponencia de la premio Nobel, May-Britt Moser, en nuestro país, con motivo de la segunda edición de Nobel Prize Inspiration Initiative puesta en marcha por la Fundación AstraZeneca y que ha sido “un éxito absoluto”, ha señalado Doris Casares, directora general de la Fundación.
 
Se trata de "una iniciativa en España que hemos traído desde Suecia y ha sido un éxito porque hemos llenado todos los eventos, los asistentes han quedado muy satisfechos y la Nobel está muy contenta de haber podido compartir su experiencia profesional y profesional con los jóvenes investigadores, científicos y estudiantes”, ha explicado Casares.
 
Esta segunda edición ha registrado mejores números que el año pasado y, entre las dos ediciones, “hemos llegado a más de 5.000 alumnos”. Esta iniciativa “acerca la ciencia a las personas que es lo que intentamos trasmitir desde la Fundación AstraZeneca con nuestros valores de ciencia, pacientes y sostenibilidad social”.

"Esta iniciativa acerca la ciencia a las personas y forma parte de los valores de la Fundación AstraZeneca"


 

Encontrar el equilibrio 

 
Moser ha compartido con cientos de estudiantes sus experiencias profesionales y personales con el objetivo de que los más jóvenes puedan adentrarse en el mundo de la investigación de la mano de una premio Nobel. Curiosidad y pasión por la ciencia, pero también otros aspectos relacionados con ciertos obstáculos e inquietudes que surgen a lo largo de la carrera investigadora, son algunos de los asuntos que se han tratado durante la jornada.
 
Durante el debate ‘How to be a Creative Scientist’, Moser ha incidido en la idea de que “el científico debe encontrar el equilibrio entre ser constante y conservador, ser creativo e innovador”. Una vez más, la Nobel ha animado a los estudiantes y jóvenes investigadores “a ser curiosos como los niños para encontrar las respuestas a determinadas preguntas”. 
 
Precisamente fue la curiosidad lo que llevó a Moser a adentrarse en un laboratorio. En esta charla, ha querido agradecer a la persona que le dio la oportunidad de entrar en ese laboratorio sin tener ninguna experiencia científica previa. 
 
Preguntada por cuál es la característica principal que debería tener un científico, Moser no ha dudado: la colaboración. “Es el mejor consejo que puedo darles a los jóvenes. El espíritu de colaboración es imprescindible para tener resultados en el laboratorio y para potenciar la creatividad”, ha señalado la Nobel. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.