Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:00
Empresas > Industria

La eficacia de sirukumab se mantiene a las 52 semanas en AR

Además, el medicamento de Janssen logra una mejoría del 20 por ciento en los signos y síntomas de la enfermedad

Martín Sellés, presidente de Janssen en España.
La eficacia de sirukumab se mantiene a las 52 semanas en AR
Redacción
Miércoles, 14 de junio de 2017, a las 16:00
Janssen ha anunciado resultados a largo plazo del estudio Sirround-T, un estudio fundamental de fase III, que mostraron que sirukumab mejoraba los signos y síntomas de la artritis reumatoide (AR) activa de moderada a grave tras 52 semanas de tratamiento en pacientes adultos con una respuesta insuficiente y/o intolerancia a tratamiento anti-factor de necrosis tumoral (TNF) alfa.
 
Esta es una población típicamente difícil de tratar, representativa de la práctica clínica, en la que hasta el 40 por ciento de los pacientes con AR no responden a los agentes biológicos. Este estudio y otros datos del programa clínico Sirround se presentarán en 11 resúmenes aceptados para su presentación en el Congreso Anual Europeo de Reumatología (EULAR) 2017 en Madrid, España.
 
Los datos del estudio Sirround-T mostraron que más de la mitad de los pacientes que recibieron sirukumab 50mg o 100mg alcanzaron una mejoría de al menos el 20 por ciento en los signos y síntomas de la enfermedad (ACR20) a la semana 52 (54,3 por ciento con sirukumab 50mg; 59,3 por ciento con sirukumab 100mg). Los pacientes que recibieron sirukumab también mostraron mejorías clínicamente significativas desde el momento basal hasta la semana 52 en medidas de calidad de vida, evaluadas en base al índice de discapacidad del cuestionario de evaluación de la salud (HAQ-DI) y la encuesta de salud de formulario corto‑36 (SF-36), de resultados notificados por los pacientes, tanto en bienestar físico como emocional.
 
“La eficacia a largo plazo de sirukumab como se muestra en el estudio Sirround-T es alentadora, considerando que el estudio incluye una población difícil de tratar. Más del 60 por ciento de los pacientes del ensayo habían recibido previamente dos o más agentes biológicos, incluidos anti-TNF y tratamientos con otros mecanismos de acción. Esto es representativo de la práctica clínica en el mundo real,” comentó Daniel Aletaha, especialista en Reumatología y Catedrático Asociado en la Universidad Médica de Viena. “La artritis reumatoide puede ser una enfermedad muy heterogénea y por tanto, son necesarias opciones terapéuticas adicionales, como sirukumab.”