Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Empresas > Industria

El trastorno por consumo de alcohol se debe abordar desde Atención Primaria

Profesionales sanitarios reclaman que se aborde como cualquier otra enfermedad crónica

Antoni Gual.
El trastorno por consumo de alcohol se debe abordar desde Atención Primaria
Redacción
Miércoles, 07 de junio de 2017, a las 11:30
“Sabemos que el alcohol es un problema de salud pública, que las intervenciones breves son eficaces y efectivas, pero también que su implementación es muy pobre en Atención Primaria, donde hay una mayor incidencia de problemas de alcohol debido a comorbilidades (hipertensión, depresión, etc.) y a la mayor edad de los pacientes”, ha asegurado Antoni Gual, jefe de la Unidad de Alcohología del Hospital Clínic de Barcelona, durante su participación en la Jornada de Expertos sobre el Trastorno por Consumo de Alcohol (TCA), celebrada recientemente en Madrid, e inaugurada por el embajador de Dinamarca en España, John Nielsen, y Susana Gómez-Lus, directora de Medical & Market Access de Lundbeck España.
 
 “De 100 pacientes en la consulta de atención primaria, nueve cumplen los criterios de TCA, 5 son diagnosticadas y sólo uno recibe tratamiento”, ha recordado Gual, al tiempo que ha indicado que existe un infrarregistro de consumos en la historia clínica de AP lo que dificulta, aún más, llevar a cabo una intervención breve y una derivación efectiva. Sólo el 16 por ciento de los pacientes con un TCA son derivados a centros especializados .
 
¿Hacia dónde queremos ir? Como explica el Dr. Gual, hacia la eliminación del estigma que rodea al trastorno por consumo de alcohol, que se pueda tratar como cualquier otra enfermedad crónica, tal y como se abordan la hipertensión o la hiperglucemia. Para ello, es necesario “cuantificar los consumos y monitorizarlos, ya que la reducción del consumo es una buena alternativa para muchos pacientes”.
 
Los casos menos severos se deben tratar en AP, donde la comorbilidad ofrece una excelente oportunidad para iniciar tratamientos. “Buena parte de las comorbilidades que llevan al paciente a AP (depresión, ansiedad, hipertensión…) tienen detrás un problema de alcohol”, apunta Gual.
 
El abordaje del TCA en AP debería ser igual que el de la hipertensión, con controles periódicos, consejo breve para la reducción de consumos mediante cambios en el estilo de vida, uso de medicación si el consejo no funciona, derivación de casos refractarios y exigencia de mayor responsabilidad clínica del médico.
 
Respuesta de la OMS al daño provocado por el alcohol
 
La jornada ha contado también con la participación de Lars Møller, responsable de Programas sobre Alcohol y Drogas de la OMS, quien ha abordado las ‘Buenas prácticas en el abordaje político de los riesgos del alcohol en los países de nuestro entorno’. Møller ha puesto de manifiesto el daño relacionado con el alcohol en Europa y la respuesta de las políticas de la OMS al respecto. Teniendo en cuenta que el alcohol se encuentra entre los 10 principales factores de riesgo de carga de enfermedad y daños en 2015 y su elevado impacto en la mortalidad, la reducción del consumo de alcohol supondría también una reducción de las tasas de mortalidad.
 
El responsable de la OMS ha cifrado los costes sociales del alcohol en el 1,3 por ciento del PIB de la UE, para hacer un repaso por los consumos per cápita de las diferentes regiones de la OMS y esbozar las proyecciones de consumo en 2016, donde España se situaría en la media de los países europeos.