Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:00
Empresas > Industria

El daño de Grünenthal con la talidomida adelanta 10 años su inicio

La farmacéutica realizó, supuestamente, la petición de la patente del medicamento en 1950, según documentos de Avite

José Riquelme, presidente de Avite; y Christoph Stolle, director general de Grünenthal en España.
El daño de Grünenthal con la talidomida adelanta 10 años su inicio
Redacción
Sábado, 04 de junio de 2016, a las 12:45
Los escándalos alrededor de la talidomida y de la farmacéutica que lo comercializó, Grünenthal, no cesan. El último ha salido a la luz de la mano de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite), que asegura tener documentos que prueban que el fármaco que causó malformaciones a miles de niños en el mundo pudo circular, al menos, una década antes de la fecha oficial.

Parte de la documentación aportada por Avite.

En concreto, la asociación muestra unos documentos que tiene en su poder que probarían que Grünenthal realizó la petición de patente de la talidomida el 17 de abril de 1950, casi una década antes de la fecha que reconocen las distintas administraciones de todos los estados afectados: 1959. En el caso concreto de España, el medicamento se solicitó en 1955 bajo la marca comercial de Contergan.

Mismo número de patente

Pero no solo eso. Según los informes a los que ha tenido acceso Avite, la patente va asociada a un número de cabecera, 615394, el mismo que aparece en la solicitud de registro en España y presentada por Guillermo Belliure, representante español de Grünenthal. Esto significa, según los expertos consultados por la asociación, que en 1950, cuando se registró el nombre del Contergan, ya estaba creado, fabricado y listo para su comercialización, porque "en Alemania era muy común en la década de los 40 que se probara un medicamento vendiéndolo entre la población antes de comercializarlo con su nombre definitivo", valora José Riquelme, presidente de Avite.

Para esta entidad, este hallazgo es un paso más en su batalla legal contra la compañía farmacéutica y soplo de aire fresco tras los problemas que ha tenido recientemente (la Justicia declaró prescrita la responsabilidad de Grünenthal y solo reconoció, de forma oficial, a 24 víctimas). "El descubrimiento de estos documentos hace que tenga relevancia a nivel mundial" -considera Riquelme- "ya que haya cientos o quizá miles de víctimas en todo el mundo a las que jamás se reconoció su condición por haber nacido entre 1950 y 1958".

Con estos papeles, Avite quiere demostrar que, supuestamente, medio centenar de afectados que nacieron con focomelias en brazos y piernas en los años 50 y que son socios de esta asociación, podría ser también achacable a la talidomida. Es decir, que son la evidencia clara y concluyente que podría arrojar luz a más de un centenar de casos de afectados que nacieron en los años 40 y 50 en España, y que sus malformaciones se deben al fármaco de Grünenthal y no a otros síndromes.

"Toda esta documentación pone aún más en evidencia al laboratorio germano Grünenthal, y que cada vez estamos retrocediendo mas años atrás, acercándonos a la postguerra, el tema Talidomida", explica la asociación en un comunicado.

Número de patente de la talidomida, según los documentos de Avite.