Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Empresas > Industria

Boehringer apuesta por la salud animal y se 'olvida' de cuidados a humanos

La alemana compra la filial veterinaria de Sanofi a cambio de parte de su negocio y el pago de de 4.700 millones

Andreas Barner y Olivier Brandicourt, responsables de Boehringer Ingelheim y Sanofi, respectivamente.
Boehringer apuesta por la salud animal y se 'olvida' de cuidados a humanos
Redacción
Lunes, 27 de junio de 2016, a las 14:30
Las compañías Boehringer Ingelheim y Sanofi han anunciado que han cerrado el acuerdo por el que el primero le cederá su filial veterinaria Merial a cambio de una serie de activos farmacéuticos y del pago de 4.700 millones de euros.

Los dos grupos iniciaron la negociación en diciembre y precisaron hoy en un comunicado conjunto que el pacto todavía se debe someter a la aprobación de las autoridades reglamentarias de sus respectivos países.

Merial ha sido valorado en 11.400 millones de euros, mientras que a la actividad de farmacia que se quedaría Sanofi (que excluye las actividades de Boehringer en China) se le ha dado un valor de 6.700 millones.

El director general de Sanofi, Olivier Brandicourt, consideró que este contrato permitirá completar su portafolio con marcas de fuerte reputación, creará valor a medio y largo plazo y reforzará su posicionamiento "en varios países clave".

Para el presidente del consejo de Boehringer Ingelheim, Andreas Barner, refuerza igualmente su posicionamiento en el mercado veterinario e ilustra "la orientación sistemática" de la actividad del grupo alemán en sectores "portadores de innovación".

Merial está presente en más de 150 países, emplea a 6.900 personas y su facturación en 2015 superó los 2.500 millones de euros.

Con su absorción, según se avanzó en diciembre, Boehringer crearía el "número dos" mundial del negocio de productos veterinarios, con una facturación estimada en 3.800 millones de euros, de acuerdo con las ventas efectuadas en 2015.

Sanofi precisó que una parte del dinero que recibirá del alemán lo dedicará a comprar acciones y que teniendo en cuenta ese elemento y los resultados de las sinergias potenciales por la integración del negocio que se quedaría de Boehringer, espera que la transacción tenga un impacto neutro en su beneficio neto por acción en 2017.

La farmacéutica francesa confía en convertirse con este acuerdo en "líder mundial de la sanidad gran público" con una cuota de mercado cercana al 4,6  por ciento y un volumen de negocios de unos 4.900 millones de euros.