Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 16:50
Empresas > Industria

"El paciente asmático grave debe recibir tratamiento individualizado"

Antonio Valero, del Comité Científico del encuentro Espacio Asma, ha sido uno de los encargados de inaugurar el evento

Antonio Valero, alergólogo de la Unidad de Neumología y Alergia del Hospital Clinic Unitersitari de Barcelona.
"El paciente asmático grave debe recibir tratamiento individualizado"
Mercedes Rivera
Sábado, 07 de abril de 2018, a las 11:45
Sevilla acoge los días 6 y 7 de abril la VII edición del Espacio Asma, bajo el título ‘Asma y Enfermedades Satélites’ en el que un numeroso grupo de especialistas revisan de forma interactiva y práctica la interralación entre el asma y otras circunstancias que pueden modificar el curso clínico de esta patología.

La presentación del acto ha contado con la intervención de Andrea Montrucchio, responsable nacional del área de Retail de Chiesi España, quien ha destacado “la apuesta por la investigación y la innovación en el desarrollo de nuevos fármacos que ayuden a los profesionales sanitarios a tratar de forma más eficiente el asma”.

A continuación, Antonio Valero, alergólogo de la Unidad de Neumología y Alergia del Hospital Clinic Unitersitari de Barcelona, ha señalado que “el encuentro tiene un programa extraordinario y cuenta, asimismo, con profesionales excelentes para hablar del asma”. Valero ha detallado a Redacción Médica algunos de los aspectos que se tratarán durante las jornadas.

¿Qué objetivos persigue el encuentro Espacio Asma?

Se trata de la séptima edición de Espacio Asma cuyo objetivo es abordar, a través de un grupo de especialistas de alergología focalizados en el asma, los diferentes aspectos que rodean al asma bronquial. En este encuentro, que tiene lugar en Sevilla, se tratarán los factores internos y externos que pueden complicar o acompañar al asma y que pueden convertirlo en una patología grave y menos controlada, de tal manera, que afecte más a la calidad de vida del paciente.

¿Cuáles son esos factores internos?

En el caso de los factores internos, abordamos el microbioma, es decir, con qué microorganismo tenemos contacto y cómo inciden en el desarrollo del sistema inmunológico. En este sentido, está demostrado que estos microorganismos que parasitan tanto en el aparato respiratorio como en la mucosa intestinal pueden, de alguna forma, influir en que el asma se desarrolle con mayor frecuencia o con mayor gravedad.

Por otra parte encontramos otras enfermedades que se asocian a algunas personas como las de síndrome metabólico. Aquí podemos mencionar la hipertensión, la diabetes o la obesidad, fundamentalmente. Estas generan un proceso inflamatorio que afecta a un órgano como es el corazón, pero que también afectan al proceso inflamatorio subyacente que hay en el asma bronquial.

Y los externos, ¿cómo afectan a esta enfermedad?

Uno de los condicionantes externos es el alcohol. En este caso, en un tercio o un cuarto de los pacientes, el alcohol aumenta los síntomas. En esta relación alcohol-asma, existen tres teorías. La primera dice que el alcohol lleva sulfitos para su conservación y pueden ser un factor desencadenante de esta exacerbación. La segunda, el propio alcohol puede acumularse en pacientes cuyo metabolismo es más lento, lo que genera la estimulación de unos receptores que conllevarían a una híper respuesta bronquial. Asimismo, el alcohol puede afectar a otras funciones que incidan de forma indirecta al asma.


¿Cómo debería tratarse al paciente asmático para que esta patología afecte lo menos posible a su vida cotidiana?

El asma afecta al 5 por ciento de los adultos y al 10 por ciento de los niños y un 20 por ciento son graves. Estos pacientes con patología grave son los que consumen el 50 por ciento de los recursos sanitarios que hay y deben de ser tratados en unidades especializadas en asma grave, con profesionales especialistas en este tipo de patología. En cuanto al abordaje, tiene que ser multidisciplinar e integral para individualizar el tratamiento de cada persona, lo que se denomina medicina de precisión.

¿Hasta qué punto puede incidir el asma en la vida cotidiana?

El asma es una enfermedad crónica que, por ejemplo, puede afectar a las relaciones sexuales. En este caso, las relaciones íntimas requieren de un esfuerzo que, en el caso de pacientes con asma, pueden ver afectadas debido a la patología.

¿Qué cambios en el estilo de vida de la sociedad actual son los que afectan a esta patología?

Existen cambios fundamentales. El primero es la exposición ambiental a contaminantes. Esta interacción modifica y altera la mucosa bronquial y se convierte en más susceptible, sobre todo, en los pacientes asmáticos, por lo que es más frecuente que los que tienen capacidad de desarrollar asma, lo desarrollen, y que sea más grave.

Por otra parte encontramos el factor de exposición al humo del tabaco e irritantes como pueden ser productos químicos tanto domésticos como laborales que pueden condicionar todo este tipo de respuesta bronquial. Los alimentos que contienen conservantes también pueden condicionar que haya algún tipo de maduración, en mayor o menor medida, del sistema inmunológico.

Por último, el cambio climático, que facilita que el polen y el moho puedan modificar su concentración o aparecer más pronto y con mayor intensidad, cambiando, a su vez, tanto la respuesta del paciente que es alérgico como la cantidad de partículas alergénicas que estén dentro de estos.