Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15
Conocimiento > Gestión

Los nefrólogos critican su "irrelevante" papel en la compra de tecnología

Aducen que sus informes técnicos no se tienen en cuenta

María Dolores Del Pino, presidenta de la Sociedad Española de Nefrología (SEN).
Los nefrólogos critican su "irrelevante" papel en la compra de tecnología
Redacción
Lunes, 27 de junio de 2016, a las 19:10
El jefe del Servicio del Hospital Nuestra Señora de Candelaria de Tenerife, Manuel Macía, ha criticado la “irrelevante posibilidad de decidir en los concursos públicos de material” de uso clínico especializado por parte de los nefrólogos, quienes han visto cómo el control de la calidad se desplaza a servicios subcontratados por los hospitales en la mayoría de centros.

Las declaraciones de Macía han tenido lugar en un foro organizado por la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), que se ha celebrado en la sede de la Fundación ONCE.

“Desde sus comienzos, el desarrollo de la Nefrología y el tratamiento de pacientes con enfermedad renal ha estado asociado al desarrollo tecnológico; inicialmente limitado a la diálisis y llevado a cabo por los propios nefrólogos y, posteriormente, en colaboración con la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria”, ha rememorado.

“En España, el acceso al máximo nivel tecnológico es accesible a todos los pacientes de cada comunidad autónoma, y su indicación y uso más eficiente está determinado por criterios asistenciales asociados a cada situación y establecidos por cada profesional”.

“Cada año, unas 6.000 personas con insuficiencia renal progresan hasta la necesidad de seguir uno de los tres tipos de tratamiento sustitutivo renal (TSR): hemodiálisis (HD), diálisis peritoneal (DP) y trasplante renal (TX)”, ha explicado María Dolores Del Pino, presidenta de la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

“Además, la prevalencia de la enfermedad renal crónica (ERC) aumenta de forma progresiva con el envejecimiento (un 22 por ciento en mayores de 64 años y un 40 por ciento en mayores de 80) y con otras enfermedades como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y la arterioesclerosis”.

De hecho, la ERC supone un coste social y económico muy elevado (casi un 10 por ciento de la población afectada y un tres por ciento del gasto sanitario total) que requiere criterios coordinados entre los profesionales sanitarios que garanticen los mejores niveles de calidad en la prevención, diagnóstico y tratamiento.

En palabras de Del Pino, “en 2012 estaban en TSR 50.909 pacientes con un coste de 1.645 millones de euros”.

Declaraciones del presidente de Sedisa

“Es fundamental que clínicos y directivos colaboremos, aunemos objetivos y estrategias y compartamos resultados y evaluación”, ha declarado Joaquín Estévez, presidente de Sedisa.

“En el caso de la Nefrología este aspecto es clave, teniendo en cuenta el gran porcentaje de pacientes crónicos, el alto nivel de recursos y presupuesto que se maneja y la aportación de la innovación terapéutica y tecnológica de estos últimos años”, ha añadido.