25 de mayo de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 22:30
Conocimiento > Gestión

Los directivos confían en el benchmarking para mejorar la calidad

Así lo ha explicadoManuel Vilches, director de la Fundación IDIS

Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, Fundación IDIS.
Los directivos confían en el benchmarking para mejorar la calidad
Redacción
Lunes, 03 de abril de 2017, a las 17:50
“El benchmarking es clave para mejorar la calidad en los hospitales y los tratamientos de los pacientes”. Así de claro lo ha dejado Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, Fundación IDIS, durante su participación en la mesa ‘Benchmarking Internacional en Calidad Asistencial, ¿es posible?’, celebrada en el 20º Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria.

El evento, organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), ha sido el espacio para explica que el benchmarking “se trata de una fórmula de analizar si es posible que prácticas de éxito en calidad asistencial puedan ser aplicadas en otros entornos, es decir, que se puedan importar procesos de otras organizaciones, una vez analizadas e identificadas analogías y diferencias entre ambas”. En este sentido, se precisa que la técnica sirve para mejorar cualquier actividad de la organización, aunque requiere tiempo y conocimiento de las necesidades de cada empresa, de tal manera que se puedan optimizar los procesos.

Annabelle Neudam, directora del Departamento de Rehabilitación de la plataforma alemana Qualitätskliniken.de, ha explicado cómo el benchmarking puede ser aplicado en el área de la calidad, a través de las diferentes iniciativas que ya se están llevando a cabo en diferentes países en relación a la calidad asistencial: Reino Unido, Canadá, España, Suecia o Austria. “Ello permite asegurar que el benchmarking en esta área es relevante para el desarrollo de mercado y que además lleva aparejados resultados en la mejora de la calidad”, ha afirmado.

En relación a su trabajo en Alemania, Neudam ha señalado que en ese país los hospitales tienen la obligación de hacer públicos sus resultados de salud, “una práctica que da sus frutos, como por ejemplo, que a un centro le haya sido prohibido seguir realizando trasplantes de corazón tras observarse resultados poco favorables de forma repetida”.