21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Conocimiento > Gestión

La revolución digital de la sanidad española carece de liderazgo

Joan Cornet apuesta por una cultura de datos compartidos en beneficio del sistema

Joan Cornet.
La revolución digital de la sanidad española carece de liderazgo
Jesús Arroyo / Carlos Cristóbal
Miguel Fernández de Vega
Sábado, 11 de noviembre de 2017, a las 12:20
La revolución digital de la sanidad española es, al menos de momento, más un objetivo carente de liderazgo real que una realidad asentada en el funcionamiento del sistema. Esa es la principal lectura que se puede extraer de la conferencia 'La revolución digital en la salud', que el director de la European Connected Health Alliance, Joan Cornet, ha ofrecido en el marco del IX Encuentro Global de Directivos de la Salud. En ella, el especialista ha advertido del inmenso campo de posibilidades que se abre en una materia que, sin embargo, corre el riesgo de avanzar ante la incapacidad de gestionar la inmensa cantidad de datos que se generan.


"Los hospitales están navegando en medio de una tormenta tecnológica", ha incidido Cornet, que ha dedicado el inicio de su intervención a señalar el punto de inflexión de lo que se puede entender como revolución digital del sector sanitario. "Tenemos evidencias enormes y datos fantásticos, pero sobre todo vivimos en el mundo digital. Eso es lo que ha cambiado todo", ha añadido.

Joan Cornet destaca la carencia de liderazgo en la revolución digital de la sanidad española

Que internet ha supuesto un antes y un después es algo que afecta no solo a la sanidad, sino prácticamente a todos los ámbitos de la vida, y las expectativas de los expertos no pueden ser más ambiciosas. Tanto es así, que Cornet no ha dudado a la hora de sentenciar que "el acto médico secreto se ha acabado" y que "ha llegado el momento de compartir". Ante este umbral, resulta obligatorio plantearse cuáles son los obstáculos a sortear. Y en este caso, el más grande de todos ellos es el de la gestión de las ingentes cantidades de información sanitaria que se generan.

"Tenemos muchas herramientas pero, ¿cuál es la buena?", ha planteado Cornet antes de advertir que "el exceso de opciones puede paralizarnos". "Contamos con una cantidad enorme de datos, pero no sabemos qué hacer con ellos; debemos saber cómo se analizan y se exploran", ha explicado el especialista, para quien esos requisitos no se cumplen en la mayoría de casos: "Queremos usar los datos, pero nos saltamos pasos para hacerlo bien".

No hay revolución sin un cambio cultural. Tampoco en el caso de la digitalización de la sanidad. A ello se ha referido también Cornet, que ha asegurado que esa cultura está en los pacientes y solo falta traducirla al funcionamiento del sistema. "Cualquier paciente consciente quiere que lo que le pasa a él lo aproveche otro", ha aseverado con un esclarecedor ejemplo: "Todos podemos ser donantes de sangre o de órganos, pero no de datos". En ese sentido, ha señalado el atraso de España respecto a Europa en 'sanidad 3.0', situándose un 25 por ciento por detrás en grado de implantación de sistemas que la desarrollen.

La conferencia de Cornet ha sido presentada por el gerente del Hospital de Fuenlabrada, Carlos Mur, que en su breve intervención ha alertado de los peligros en materia de seguridad detrás de la revolución digital. "Un gran hospital genera la misma cantidad de datos que la Agencia Tributaria", ha explicado antes de finalizar su alocución advirtiendo que "somos enormemente vulnerables, porque para alguien habilidoso resulta tremendamente sencillo paralizar la actividad de un hospital".

La Conferencia de Joan Cornet ha estado encuadrada en el IX Encuentro Global de Directivos de la Salud. Este evento, organizado por Sanitaria 2000, cuenta con el auspicio de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y el patrocinio de Air Liquide, Becton Dickinson, Cardiva, Frsenius Medical Care y Novartis. 



Cornet, durante un momento de su conferencia junto a Carlos Mur.

Cornet, durante un momento de su conferencia junto a Carlos Mur.