Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20
Conocimiento > Gestión

La farmacia demanda precios en función de los resultados clínicos

Los desafíos de la farmacia hospitalaria, a debate en el Encuentro de Directivos de la Salud de Andalucía y Extremadura

Luis Carlos Fernández Lisón, Miguel Ángel Calleja, Mónica Palomanes, Enrique Aranda y Teresa Molina.
Sergio López
Joana Huertas
Lunes, 26 de septiembre de 2016, a las 11:40
La transparencia en la evaluación de medicamentos ha sido uno de los temas de debate durante el Encuentro Autonómico de Directivos de la Salud de Andalucía y Extremadura, organizado por Sanitaria 2000 con el auspicio de Sedisa. Los participantes en una de las mesas redondas han abordado los desafíos que afrontan los farmacéuticos de hospital y las comisiones de farmacia y han coincidido en la necesidad de ir de la mano de la industria para lograr metas como que el precio del medicamento vaya alineado con los resultados clínicos.

“El precio de un medicamento no debería ser fijo, debería depender del valor y en función del resultado pagar una cosa u otra”, ha considerado Miguel Ángel Calleja, jefe de la Sección de Farmacia Hospitalaria del Complejo Hospitalario de Granada y vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

De izquierda a derecha, Luis Carlos Fernández Lisón, jefe de Farmacia Hospitalaria del Hospital de Cáceres; Miguel Ángel Calleja, jefe de Farmacia del Hospital de Granada; Mónica Palomanes, de Roche; Enrique Aranda, jefe de Oncología Médica del Hospital Reina Sofía, y Teresa Molina, jefa  del Servicio andaluz de Evaluación de Tecnologías Sanitarias.



“El 25 por ciento de los 200 millones de euros que Andalucía gasta en fármacos los estamos usando en medicamentos que no son efectivos. Nosotros estamos por el uso efectivo y 'efectivo' quiere decir 'efectivo para cada paciente'”, ha señalado Calleja, quien ha reconocido la innovación que están haciendo laboratorios como Roche para introducir modalidades como el riesgo compartido o el pago por resultados, en la línea de las demanda de relacionar precio y efectividad.

Mónica Palomanes, responsable regional de Roche, que participaba en el debate en representación de la indsustria, ha confirmado la apuesta de su compañía por estos “sistemas de financiación basados en valor”. Se ha referido así a los modelos personalizados de reembolso. “Somos muy optimistas porque creemos que España liderará esta tendencia”, ha manifestado Palomanes.

Órganos reguladores

El debate también ha sobrevolado el asunto de la regulación de los fármacos y los ponentes han coincidido en reclamar una mayor coordinación entre comunidades autónomas y Gobierno central en un contexto marcado por una realidad: decide la Dirección Central de Presupuestos, pero son las comunidades autónomas las que pagan. En este contexto, Calleja considera muy importante el papel de las comisiones de farmacia para eliminar las duplicidades y cree que se debería reforzar la colaboración entre los distintos organismos reguladores.

De la misma opinión es Enrique Aranda, jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Reina Sofía de Córdoba, quien además pide una mayor centralización en las decisiones de farmacia. “Si la administración no se involucra en la toma de decisiones, podemos caer en la inequidad, porque un medicamento se le da a un paciente en un hospital y en el de enfrente, no”, ha explicado.

Aranda, que ha mostrado el punto de vista de la farmacia en el seno de la especialidad oncológica ha reclamado apoyo para estas unidades y ha referido la difucultad de tomar decisiones, “cuando hablamos de fármacos innovadores, cuya evidencia aún no es muy robusta”.

Precio de los fármacos

El coste de los tratamientos y su sostenibilidad dentro del sistema público de salud es otro de los asuntos que se ha debatido. A juicio de Luis Carlos Fernández Lisón, jefe de Farmacia Hospitalaria del Complejo Hospitalaria de Cáceres, el presupuesto es un “problema, ante el que hay que buscar nuevas fórmulas de financiación”.

En este contexto, ha situado “el  tema de los biosimilares” y ha pedido que “no empecemos con una batalla campal, como pasó con los genéricos”, ya que “nos estamos jugando mucho dinero en esto”. Lisón ha pedido que la industria y la farmacia hospitalaria vayan de la mano para sortear estos escollos. “La industria de los medicamentos nos tiene que acompañar. Nos vemos como socios y creemos que ambas partes tenemos una responsabilidad”, ha mantenido.

Lisón ha concluido señalando que la evaluación de medicamentos en España no solo necesita transparencia, sino independencia, rigor científico, nuevos modelos de financiación. Además ha señalado que es necesario incluir “de un modo u otro” al paciente en este proceso y definir cual es el rol de las agencias europeas. “La colaboración entre agencias es una oportunidad”, ha apuntado.