Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:00
Conocimiento > Gestión

Jou: "La Unidad de Rehabilitación de Virgen de la Poveda nacerá en 2017"

El director gerente del Hospital revela sus planes, donde la innovación y la humanización son pirales fundamentales

Fernando Jou, director gerente del Hospital Virgen de la Poveda.
José A. Puglisi
Cristina Cebrián
Miércoles, 18 de enero de 2017, a las 09:00
Innovación constante en el Hospital Virgen de la Poveda. El centro sanitario, uno de los pioneros de la telemedicina en España, está trabajando para adaptar su estructura a las necesidades de sus pacientes. Fernando Jou, director gerente del hospital, afirma que sus primeros ocho meses frente a la institución han sido un gran reto, permitiéndole apostar por áreas que considera fundamentales como la humanización, la tecnología y el medio ambiente.  En la misma línea, han solicitado una inversión entre 50.000 y 60.000 euros con la finalidad de modernizar su Unidad de Rehabilitación, la cual se había quedado un poco anticuada durante los últimos años.

A menos de un año en la gerencia del hospital, Jou ya sueña a lo grande: “A medio plazo, nos gustaría poner en marcha dos unidades que se encuentran totalmente cerradas, pero esto requiere de un esfuerzo muy importante, siendo necesaria una inversión de millones de euros”.

¿Cómo han sido los primeros ocho meses como director gerente del Hospital Virgen de la Poveda?

Fernando Jou, director gerente del Hospital Virgen de la Poveda.

Fernando Jou, director gerente del Hospital Virgen de la Poveda.

Pues mi balance es, como no puede ser de otra manera, totalmente positivo. Está siendo una experiencia gratificante, en tanto y en cuanto que es algo nuevo. Es un gran reto y, a mí, no me asustan los retos. Además se trata de un modelo específicamente de la Comunidad de Madrid, donde se están implantando este tipo de hospitales de media y larga estancia algo que es positivo, ya que como gestores públicos tenemos obligación de rendir cuenta ante los ciudadanos del dinero que recibimos de sus impuestos.

La existencia de pacientes con mayor edad, con patologías más crónicas, los procesos agudos, la cirugía cada vez menos invasiva por la que se necesita menos estancia en los hospitales de agudo, ponen en evidencia que, cada vez más, van a ser más necesarios este tipo de hospitales. Es algo que otras autonomías deberían copiar de la Comunidad de Madrid.

¿Cuáles son los principales retos a nivel de gestión que ha tenido que afrontar en este período?

Estamos con plena implantación del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid. La propia presidenta Cristina Cifuentes está implicada en el proyecto, ya que ha sido consciente de que España tiene la mejor Sanidad del mundo, pero Madrid quería ir un paso más adelante. Como técnicamente y tecnológicamente no tenemos nada que mejorar, o muy poco, la humanización era el camino.

La humanización hace que los pacientes sean tratados, como su nombre indica, de una manera mucho más humana. Sobre todo en este tipo de hospitales de media y larga estancia, donde se tiran semanas recuperándose de sus procesos y de su patología. Por ende, no es igual la apuesta en un hospital donde se estará una semana a otro donde se pueden quedar por meses o, al entrar en la Unidad de Cuidados Paliativos, sea el último sitio donde vayan a estar. De ahí que la humanización adquiera una gran importancia en nuestro centro.

¿Qué proyectos de humanización han implementado recientemente?

Una sala de lactancia, que empezará a funcionar. También una sala multiconfesional, lo que representa una adaptación a la realidad española, siendo conscientes de que, cada vez más, tenemos pacientes de distintos credos. Aunque mayoritariamente son de confesión católica, también hay que tener en cuenta otras sensibilidades y necesidades espirituales de pacientes.

Evidentemente, se ha trabajado en la eliminación de barreras arquitectónicas de todo tipo, teniendo en cuenta que es un hospital antiguo, del año 1978. La construcción ha requerido un especial esfuerzo e implicación para lograr el hospital sea accesible para pacientes con dificultades de movilidad.

Algunos consideran que la humanización es una excusa para tapar los recortes en Sanidad…

Para nada. Se siguen haciendo inversiones en tecnología, tanto en la renovación de las tecnologías de la información como en las médicas. Ahí tenemos la Unidad de Cuidados Intensivos que el Hospital Niño Jesús ha inaugurado recientemente. No obstante, a las renovaciones de las instalaciones e infraestructuras había que avanzar en esta línea, ya que la humanización es un área demandada por los pacientes.

En el índice de satisfacción del Observatorio de la Salud se percibe que las quejas de los pacientes se centran en la línea de tratar de conseguir un trato más humano, más cálido, más cercano, independientemente de que podamos estar por encima de un 90 por ciento de satisfacción. Por eso, como no podría ser de otra manera, es el área donde estamos trabajando.

¿Qué metas prevé alcanzar durante el primer año de su gestión?

Fernando Jou en el plató de Sanitaria2000.

Fernando Jou en el plató de Sanitaria2000.

Estoy detrás de poner en marcha una nueva Unidad de Rehabilitación, un proyecto que preveo conseguir para 2017. Es una iniciativa interesante debido a que nos dedicamos fundamentalmente a la recuperación funcional de procesos traumatológicos, por lo que creo que es obligación de la dirección hacer que las instalaciones se adecuen a los tiempos en los que estamos. Probablemente mis antecesores se han centrado más en la renovación de las instalaciones, mientras que la Unidad de Rehabilitación se había quedado un poco más anticuada

Durante este año está previsto poner en marcha un departamento de rehabilitación totalmente modernizado y acorde a las necesidades actuales, incluyendo la renovación de las camas de las habitaciones, con el objetivo de que sean eléctricas, lo que favorece a la comodidad del paciente y del profesional sanitario. De ahí que, para el cierre de este ejercicio, más del 90 por ciento de las camas del hospital serán eléctricas.

¿Cuál será la inversión de esta Unidad de Rehabilitación?

La inversión está, prácticamente, hecha. No obstante, hemos pedido entre 50.000 y 60.000 euros en el presupuesto, aún a la espera de ser aprobado, para lograr la puesta en marcha de esta Unidad de Rehabilitación.

¿Cómo ha sido su experiencia en la implementación de unidades de gestión clínica?

El hospital cuenta con dos Unidades de Recuperación Funcional, donde se desarrollan los procesos de cirugía traumatológica o los ictus, así como la amputación de miembros. A estas se suman dos Unidades de Cuidados Continuos, para pacientes con procesos crónicos; una Unidad de Demencias; y la Unidad de Cuidados Paliativos.

Los pacientes cuando llegan al Hospital Virgen de la Poveda se sienten en un entorno muy agradable ubicado en medio de una zona especial de protección de aves, que  desde el punto de vista ecológico, tiene un valor importante. Sin embargo, no podemos obviar que nos encontramos en un punto periférico, por lo que buscamos hacerles olvidar a los pacientes la distancia y que, al salir, consideren que han ido al mejor sitio para recuperarse de sus dolencias.

¿Está de acuerdo en la necesidad de una mayor autonomía por parte de los profesionales sanitarios en la gestión de los recursos?

Por supuesto. Los profesionales están totalmente implicados en las unidades. Contamos con especialistas en Medicina Interna, Geriatría, Psiquiatría y médicos rehabilitadores, entre otros como farmacéuticos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, y logopedas. En este sentido, son unidades integrales donde se hace tratamiento y abordaje completo de la patología y que funcionan de una manera autónoma, independientemente de la dirección.

La dirección lógicamente tiene reuniones semanales con todos los facultativos para ver cómo andan los índices, pero funcionan de una manera totalmente autónoma. Además, están totalmente concienciados e implicados en la evolución favorable del hospital, porque son los primeros interesados en que el hospital haga un uso óptimo de sus recursos.

Fernando Jou durante la entrevista.

Fernando Jou durante la entrevista.


¿Cuáles han sido las últimas iniciativas implementadas en el hospital para aumentar la calidad e innovación del centro?

Tenemos una unidad que es modélica en toda España: la Unidad de Telemedicina. Por su ubicación, el Hospital Virgen de La Poveda encontró en este modelo una solución que favorezca a la comodidad de los pacientes al momento de realizar interconsultas. En este proyecto tenemos conexiones con muchos hospitales de la Comunidad de Madrid, como los otros de media y larga estancia (Fuenfría y Guadarrama), así como también el Hospital Clínico de San Carlos, el Hospital de Getafe, el Hospital de Gómez Ulla, y el Hospital de Juan Carlos, entre otros.

Cuando es necesaria una interconsulta, la telemedicina permite una conexión a tiempo real, con el valor añadido de evitar el traslado del paciente, ahorrando costes. Además, tiene la ventaja de que el médico de nuestro hospital puede trabajar de la mano con el de otro centro, sumando los esfuerzos de ambos para el bienestar del paciente. El proyecto, que se implementó en 2007, cuenta con más de 9.000 consultas de telemedicina, que han registrado una tasa de satisfacción superior al 90 por ciento. Es algo de lo que nos encontramos muy orgullosos, siendo premio nacional de Medicina Informática en el año 2014.

¿Y con el medio ambiente?

Además de estar en una zona especial de protección de aves, que tiene una serie de exigencias legales para cualquier actuación en este entorno, el hospital subscribió hace dos años un contrato de eficiencia energética que ha supuesto un ahorro importante también en cuanto al presupuesto pero también en cuanto a la contaminación. Hemos eliminado los combustibles fósiles, y ahora actualmente tenemos solamente electricidad y gas natural.

A esto se suma que, por nuestra ubicación, nos encontramos desconectados de la red de abastecimiento de aguas, por lo que nos abastecemos de pozos teniendo, lógicamente, que depurar esas aguas tanto para hacerlas potables como después para verterlas las aguas residuales al Alberche. Para ello, tenemos una planta de ósmosis inversa que es parte del compromiso medioambiental de este hospital con todos los ciudadanos de la comunidad.

¿Cómo ayudan a la reducción de las listas de espera?

El Hospital Virgen de La Poveda pasa diariamente una lista de las habitaciones que tenemos disponibles y al día siguiente nos ingresan esos pacientes que son priorizados, fundamentalmente, por la patología que presentan y la distancia, ya sea del domicilio del paciente o del cuidador principal para tratar de facilitarle también el acceso a nuestras instalaciones. Nosotros, por lo tanto, somos un recurso importante a la hora de la gestión de listas de espera de los hospitales de agudos.

¿Considera acertada la apuesta por la profesionalización de la gestión sanitaria?

El director gerente del Hospital Virgen de la Poveda explica los planes de su gestión.

El director gerente del Hospital Virgen de la Poveda explica los planes de su gestión.

Sí, no puede ser de otra manera. La gestión tiene que ser lo más profesional y no puede ser dependiente del escenario político que en cada momento gobierne cada comunidad autónoma. Somos técnicos y expertos en gestión sanitaria, debiendo prevalecer ante todo, independientemente de lo que ocurra en una u otras elecciones cada cuatro años. No puede dejar algo tan importante como la Sanidad de los ciudadanos en las manos de los colores del gobierno.

¿El diploma de acreditación para directivos de la sanidad es la mejor solución?

Sí, probablemente es una de las maneras más eficientes.

¿Cuándo considera que llegará una profesionalización de la gestión sanitaria?

El gobierno de la Comunidad de Madrid ya tiene un compromiso en la asamblea de que la gestión de los hospitales se hará de una manera independiente y profesional, por lo tanto no me cabe ninguna duda que así se va a cumplir en un breve plazo de tiempo.

Qué proyectos tiene en el tintero que le gustaría poder desarrollar durante los próximos años.

Lo primero, la Unidad de Rehabilitación adecuada a los tiempos que corren. Luego, a medio plazo, poner en marcha dos unidades que se encuentran totalmente cerradas, pero requiere de un esfuerzo muy importante, siendo necesaria una inversión de millones de euros. Aún no están definidas cuáles son, ya que es un proyecto a dos o tres años, por lo que tendrá que adaptarse a las patologías que los pacientes soliciten en ese momento.

¿El gran reto de la gestión clínica para los próximos años?

¡El gran reto de la gestión clínica! , probablemente  conseguir que, efectivamente, el sistema sanitario se adapte, si cabe más todavía, a la pirámide poblacional que tiene la sociedad española. Como digo, la demografía está cambiando de manera dinámica, por lo que somos una sociedad cada vez más envejecida y con patologías más crónicas. Esto es un reto importante para los próximos años, que va a requerir una capacidad de adaptación, tanto de los hospitales como de los profesionales. Si lo conseguimos, seguiremos siendo la mejor sanidad del mundo.

Fernando Jou, director gerente del Hospital Virgen de la Poveda, en un momento de la entrevista.

Fernando Jou, director gerente del Hospital Virgen de la Poveda, en un momento de la entrevista.