Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Conocimiento > Gestión

Encuestas a médicos sobre malas prácticas: más efectivas si son anónimas

Un informe sugiere las ventajas de realizar estas encuestas para detectar conductas anómalas

Médicos temen las repercusiones que pueden sufrir si alertan de malos comportamientos de otros compañeros.
Encuestas a médicos sobre malas prácticas: más efectivas si son anónimas
Redacción
Sábado, 03 de marzo de 2018, a las 11:45
Las encuestas anónimas realizadas por el personal del hospital pueden ayudar a los gerentes de los centros a detectar casos de comportamientos inadecuados por parte de su personal sanitario y médico. Así lo asegura un informe realizado por la consultora Access Quality Coding and Consulting, que pone de relieve el miedo existente entre el personal a la hora de denunciar una conducta anómala protagonizada por un compañero.

Según asegura el estudio, recogido por Medscape, muchos médicos temen las repercusiones que pueden sufrir a la hora de alertar a sus jefes de área sobre los comportamientos inadecuados de otros trabajadores. De este modo, el informe propone una estrategia basada en encuestas anónimas donde el personal se pueda expresar libremente sobre situaciones anómalas que hayan podido observar durante su ejercicio profesional.

"Debemos crear un entorno en el que se pueda discutir abiertamente los problemas", aseguro Catrena Smith, autora del informe. Asímismo, afirma, que no hay que asumir todas las encuestas anonimias como válidas. “Algunas quejas pueden considerarse como un malentendido, o simplemente un ajuste de cuentas entre compañeros”.

Aun así, las encuestas anónimas son "una de las mejores herramientas que se pueden usar" para descubrir comportamientos extraños del personal sanitario.

Más tolerancia 

Otro informe realizado por el médico Ronald M. Wyatt, sobre conductas irregulares del personal sanitario, descubrió que el 17 por ciento de los encuestados se sintió presionado para recetar un medicamento concreto, pese a que era consciente de que no era el más seguro. Otro 13 por ciento de los profesionales sanitarios confesó que se abstuvo de hacer ninguna queja formal sobre este procedimiento prescriptivo.

"Si bien las enfermeras, los farmacéuticos o los propios gerentes pueden mostrar un comportamiento inadecuado e intimidatorio, el comportamiento de los médicos es el que suele causar más problemas, porque la cultura medica ha recibido más tolerancia sobre su profesión”, concluyó Wyatt.