24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:10
Conocimiento > Formación

Tres autonomías desafían el techo de cristal de los númerus clausus

La solicitud de aumento de plazas y la creación de facultades serán determinantes en la próxima convocatoria

Estudiantes durante una clase de la facultad.
Tres autonomías desafían el techo de cristal de los númerus clausus
José A. Puglisi
Martes, 02 de mayo de 2017, a las 13:40
Lucha por ajustar los númerus clausus. La oferta académica de los grados de Medicina podrá volver a crecer en la próxima convocatoria, donde se prevé que sean superadas las 7.000 plazas. Aunque la última palabra será la emitida por la Conferencia General de Política Universitaria, un grupo de comunidades autónomas han puesto sobre la mesa su interés de ampliar el número de vacantes ofertadas o de abrir nuevas titulaciones, lo que conllevaría a un incremento inmediato de los númerus clausus.

Evolución de los númerus clausus.

Evolución de los númerus clausus.

El rechazo de aumentar la oferta académica en Medicina por parte del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), el Foro de la Profesión Médica y del Ministerio de Sanidad, no ha sido óbice para que, por ejemplo, se plantee un incremento por dos vías de los cupos del País Vasco. De ahí que la Universidad de País Vasco (UPV) anunciara, a través del nuevo decano de la facultad de Medicina y Enfermería, Joseba Pineda, su deseo de aumentar su oferta hasta los 310 estudiantes, 40 plazas más.

El número de estudiantes de Medicina de la autonomía tendrá un impulso extra si, para la próxima convocatoria, se aprueba finalmente el grado propuesto por la Universidad de Deusto. Su incorporación representaría la llegada del primer grado privado dentro de la comunidad, pero también un nuevo peso sobre los númerus clausus que, según indica la representación estudiantil, podrá aumentar las distancias con respecto a las plazas que se abren para acceder al MIR. Una situación que ya ha sido denunciada, hace un año, en la Universidad de Islas Baleares, donde se sumaron 60 nuevos estudiantes.

Nuevos proyectos

La Universidad de Vic se ha sumado a la apertura de facultades de Medicina, siendo el proyecto con más posibilidades de incorporarse para el curso 2017-2018. Con casi todos los trámites a favor, la institución solo espera el visto bueno de la Conferencia General de Política Universitaria para incorporar 90 nuevas plazas. Un incremento que, sumado a las 40 vacantes de la Universidad de País Vasco, permitiría superar los 7.000 alumnos de Medicina en España.

En línea con la creación de facultades de Medicina también hay proyectos en Canarias, donde la Universidad Internacional de Canarias solicita la implementación de 80 cupos para el próximo curso. El proyecto, que se traduciría en el primer grado privado dentro de la región, ha estado marcado por algunas prácticas que han sido cuestionadas desde el sector sanitario, ya que se había adoptado la estrategia para captar alumnos de Medicina (aunque no tengan facultad) en su grado de Tecnología Biomédica y, después de dos años y aprovechando un acuerdo con una universidad centroamericana, convalidar “el 80 por ciento de los créditos” para obtener una titulación validada en Estados Unidos en Medicina (a pesar de nunca salir de España).

Al listado de nuevos grados hay que sumar el que está en fase de estudios por parte de la Universidad Pública de Navarra, previsto para 2020; así como el perteneciente a la Universidad de Alicante, que entregará en verano su programa de estudios a la Aneca, con el objetivo de abrir sus puertas en el curso 2018-2019 con “entre 75 y 90 alumnos”, según ha explicado el vicerrector de estudios de la universidad alicantina, Enrique Herrero.

‘Recortes clausus’

No todas las facultades de Medicina apuestan por ganar plazas. Si bien la gran mayoría mantiene su oferta invariable, otras hacen el ejercicio de ajustar sus plazas. Este ha sido el caso, durante las dos últimas convocatorias, de la Universidad de Salamanca, que ha pasado de 203 en 2014-2015 a 196 y 189 vacantes en los años posteriores; así como también ocurre en la Universidad de Sevilla, que tenía 320 plazas en la convocatoria 2014-2015 y que ha ido recortando a 304 y 291, respectivamente.