24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 11:50
Conocimiento > Formación

Sanidad prohíbe 7 'conceptos' en los programas de especialidades troncales

El Ministerio enumera los aspectos que se deben evitar entre las competencias de cada disciplina

La sede del Ministerio de Sanidad.
Sanidad prohíbe 7 'conceptos' en los programas de especialidades troncales
José A. Puglisi
Domingo, 20 de noviembre de 2016, a las 18:15
Una línea definida. El Ministerio de Sanidad tiene claro qué aspectos quiere fuera de los programas específicos que serán implementados durante el proceso de la troncalidad. En su reunión con el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (Cnecs) y las Comisiones Nacionales de las Especialidades  ha enumerado los aspectos a evitar en la elaboración de los borradores, considerándolos innecesarios o contrarios a las metas que se buscan alcanzar.

La primera prohibición es la incorporación de competencias que ya están contempladas en los programas de estudios del grado. Asimismo, rechaza que estén presentes todas las habilidades o conocimientos que han sido incorporados en las competencias genéricas o en los programas troncales. A esto ha aclarado su oposición a la repetición de conceptos básicos que estén incluidos en el marco general. Sin embargo, no se trata de los únicos, sino que ha incorporado otras claves en relación con la redacción empleada.

Para Sanidad, los programas deberán carecer de “calificativos improcedentes”, entre los que pone como ejemplo “adecuadamente, correctamente”. En la misma línea, pide que se eviten las duplicidades de verbos, aún más cuando estos sean redundantes (“conocer y aplicar”). Finalmente, enumera tres palabras que solicita eliminar en medida de las posibilidades, en concreto se trata de: conocer, observar, supervisar. “El conocimiento va implícito en la realización”, ha precisado el Ministerio.

Desde la Administración se considera que, de cumplirse con estos parámetros, se podrá contar con un modelo más ágil en la creación de los programas específicos y, por ende, cumplir con los plazos previstos en el cronograma oficial que estipula, como fecha para la entrega final, el 20 de mayo de 2017. No obstante, antes se tendrá que contar con al menos tres borradores previos y un período de alegaciones a cada uno para lograr que se cuente con la mejor versión definitiva que se integrará a los programas troncales.