24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 11:50
Conocimiento > Formación

Primaria reclama al menos un año y medio de los dos del nuevo MIR troncal

Antonio Fernández-Pro, presidente de la SEMG, afirma que sólo las técnicas del medio hospitalario se escaparían del área

Antonio Fernández-Pro, presidente de la SEMG.
Primaria reclama al menos un año y medio de los dos del nuevo MIR troncal
José A. Puglisi
Miércoles, 19 de octubre de 2016, a las 19:20
Atención Primaria quiere destacar en los dos primeros años de la troncalidad. Una vez conocido el borrador del programa genérico del tronco médico, publicado en exclusiva por Redacción Médica, se ha realizado un balance sobre cuál es el espacio idóneo para la adquisición de las 152 competencias establecidas en el plan. La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) lo tiene claro: en Atención Primaria.

“Parece lógico y razonable que, ante las competencias genéricas que plantea el borrador del programa del tronco médico, los residentes se formen prioritariamente dentro de los servicios de Atención Primaria”, así lo indica Antonio Fernández-Pro, presidente de la SEMG. En este sentido, aclara que solo se escaparían de sus posibilidades las técnicas que son exclusivas del ámbito hospitalario. “No digo que en alguna área de Atención Primaria no se cuente con la infraestructura básica, pero quizá sea más complicado en términos generales”, precisa.

A pesar de que Fernández-Pro insiste en el potencial de Atención Primaria para lograr la adquisición de la mayor parte de las 152 competencias establecidas, apunta que “no es seguro cómo será la implementación final del tronco médico y el papel que cumplirá la Atención Primaria en él”. En este sentido, recuerda que “lo prioritario es que todos los residentes adquieran todos los conocimientos necesarios para ser unos profesionales y especialistas completos, indiferentemente del área de la sanidad donde aprendan estas competencias”.

Hasta la fecha, el borrador del tronco médico está conformado por 152 competencias distribuidas en 18 áreas específicas y cinco instrumentos de evaluación. Asimismo, se establecen 12 competencias relacionadas con habilidades y los procedimientos básicos para obtener la especialización sanitaria. Un modelo que, aunque no es definitivo, ha contado con el visto bueno de las Comisiones Nacionales de las Especialidades y dado luz verde para la creación de programas específicos.