20 de mayo de 2018 | Actualizado: Domingo a las 12:25
Conocimiento > Formación

Los 37 consejos que debe saber el MIR R1 antes de incorporarse al hospital

Dos residentes MIR han elaborado una guía para ayudar a los futuros residentes de primer año en su llegada al hospital

Los 37 consejos que debe saber el MIR R1 antes de incorporarse al hospital
Redacción
Jueves, 17 de mayo de 2018, a las 12:10
El próximo 24 y 25 de mayo los 6.513 residentes MIR de primer año tendrán que desembarcar en sus unidades hospitalarias. Todos comenzarán una nueva etapa formativa bajo el paraguas de su especialidad elegida. Para la gran mayoría arranca la etapa más dura e importante de sus vidas, la cual se puede aliviar con varios consejos. 

Ese es el objetivo que sigue persiguiendo la ‘Guía práctica de supervivencia para R1’ -puedes descargar la guía pulsando aquí- elaborada por dos residentes Borja Apellaniz y Ana Biel, que han contado con la ayuda y la experiencia de varios compañeros MIR. Esta guía sigue de plena actualidad gracias a los consejos que en ella se aportan para ayudar a los futuros R1. En este documento se resumen algunas recomendaciones básicas como no llevar encima más de lo que sea necesario, guardar en una mochila el resto de pertenencias, llevar pijama o bata o tener siempre un cambio de prendas (incluida ropa interior y calcetines).

"El descanso obligatorio es de 12 horas desde que dejas de trabajar. No es legal librar el lunes si has trabajado el sábado"



Otros aspectos que harán el MIR de R1 más llevadero será usar zapatillas cómodas, marcar el fonendo o comprar un pulsioxímetro y en una linterna pequeña. En la misma línea, se recomienda “almacena en una llave USB chuletas y plantillas-tipo por síndromes, pautas de tratamiento, guías, y algún libro”, así como “tener papel a mano para apuntar y guardar pegatinas de pacientes pendientes o que se quieran estudiar al terminar la guardia”. Sin embargo, no todo tiene un carácter personal, por lo que apuestan por la promoción de un ambiente de compañerismo.

“Respeta los salientes. Es el periodo de tiempo de descanso obligatorio cada vez que se hace una guardia de 24 horas. No existen sólo para protegerte como trabajadora, también protegen a tus pacientes”, precisan. En la misma línea, recuerdan que “los residentes van rotando, pero enfermería, auxiliares y celadoras permanecen: respeta al resto de trabajadoras y te respetarán”. Además recuerdan que “el descanso obligatorio es de 12 horas desde que dejas de trabajar. No es legal librar el lunes si has trabajado el sábado (de momento, aunque es probable que cambie la normativa), aunque en algunos sitios se permite extraoficialmente”.

“Llora si lo necesitas”

La presión y la tensión durante el primer año de residencia –y los demás- puede ser máxima. Por eso esta guía recomienda que si es necesario “tómate 5 minutos de descanso para despejar la cabeza de vez en cuando, trabajarás mucho mejor”

“Llorar ayuda a liberar tensión. Tomarte un rato de intimidad para ir a llorar no te hace más débil. Si más que estar sola necesitas compañía o apoyo, pídelos (y estate atenta para apoyar a compañeras). Vivirás discusiones absurdas, frustraciones injustas, errores y muertes inesperadas, y tienes que aprender a metabolizar esas emociones de forma sana. Todas hemos llorado, antes, durante y después de una guardia”, subraya el documento.