Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Conocimiento > Formación

Las facultades de Medicina encadenan seis años perdiendo personal docente

En total, se han perdido más de 170 puestos de trabajo, según las estadísticas procedentes del Ministerio de Educación

Exteriores de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.
Las facultades de Medicina encadenan seis años perdiendo personal docente
Jesús Arroyo
Lunes, 05 de febrero de 2018, a las 13:50
Los últimos seis cursos académicos dejan un resultado desolador para el personal docente e investigador de las Facultades de Medicina. Desde el curso 2011-2012 hasta ahora se han perdido 176 puestos de trabajo en los campus de Medicina de las universidades públicas.

La última estadística publicada por el Ministerio de Educación en referencia al número total de personal docente e investigador en las Facultades de Medicina muestra que el curso 2016-2017 se cerró con 806 profesores. Esta cifra se divide entre funcionarios (403), catedrático de universidad (125), profesor titular de universidad (271), catedrático de escuela universitaria (3), y profesor titular de escuela universitaria (4).



En comparación al año anterior, la reducción que se ha generado ha sido de 36 puestos de trabajo. En el curso 2015-2016, existía una plantilla de profesionales docentes en las facultades de Medicina de 842 personas. La reducción se debe en parte a la desaparición de 18 puestos del personal funcionario.

Pero la serie estadística señala que desde el inicio de la crisis, se han perdido el 17 por ciento del total de personal docente e investigador que conforman las facultades de Medicina en las universidades públicas. Pasando de 982 personas en 2011 a las 806 de 2017. Precisamente, la sangría de puestos de trabajo no se ha detenido ni con la creación de nuevas facultades de Medicina en los últimos años, como la de Islas Baleares o la Miguel Hernández de Elche. 

Requisitos más restrictivos

Ahora, convertirse en profesor de Medicina es casi un reto imposible debido a los nuevos criterios fijados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), organismo autónomo adscrito al Ministerio de Educación. Estos requisitos son los que deben cumplirse para convertirse en profesor titular y catedrático universitario en los diversos campos formativos, incluido el de las Ciencias de la Salud.

Los mismos, han sido ampliamente criticados por los sindicatos y la CRUE -conferencia de rectores españoles-, dado que el cambio de modelo supone la prevalencia de la experiencia profesional sobre otros criterios, así como el aumento de publicaciones en el ámbito científico. Por ejemplo, en Medicina Clínica se pedirán 25 publicaciones en lugar de 21.