Un estudio examina el impacto en los resultados de seguridad de los pacientes bajo el cuidado de médicos residentes

El error o acierto del MIR depende de la duración de sus guardias
Jornadas laborales en médicos residentes


22 may 2022. 09.50H
SE LEE EN 4 minutos
Trabajar de forma consecutiva más de 16 horas dentro del sector sanitario no solamente genera un enorme cansancio para los médicos residentes de primer año, sino que también llega a aumentar el riesgo de cometer errores médicos y otros resultados adversos. Después de que el Consejo de Acreditación para la Educación Médica de Posgrado (Acgme) pasara de 16 horas consecutivas hasta 24 horas continúas trabajando en 2017, un nuevo estudio demuestra que los errores médicos informados por residentes se redujeron en más de un tercio y los errores que provocaron la muerte del paciente disminuyeron en casi dos tercios cuando el límite de 16 horas estaba vigente.

El autor principal del estudio, Matthew Weaver, epidemiólogo asociado en la División de Trastornos del Sueño y Circadianos, afirma "sabemos que las personas son propensas a cometer más errores cuando están privadas de sueño, y los médicos no son una excepción. Lo importante es que podemos ver que intervenciones como los límites de horas de trabajo pueden tener un efecto significativo. En nuestro estudio, vimos una reducción dramática en los errores médicos que resultan en daños o conducen a la muerte del paciente cuando las horas de trabajo eran limitadas. Es importante que el riesgo de turnos de trabajo prolongados y el beneficio potencial de los límites sean transparentes para los pacientes y los proveedores".

A partir de una encuesta nacional prospectiva, los autores decidieron comunicarse con todos los graduados de la escuela de medicina de los Estados Unidos y todas las personas adicionales que coincidían con un programa de residencia en el país. Un total de 21.000 personas aceptaron participar, siendo un 9 por ciento por ciento de todos los residentes médicos de los Estados Unidos de 2002 a 2007 y 18 por ciento de los residentes de 2014 a 2017.

Pacientes y residentes, perjudicados con estos horarios


La investigación descubrió que, al comparar las dos políticas de horas de trabajo, en las jornadas de 16 horas se observaba una reducción del 32 por ciento en los informes de errores médicos significativos, una reducción del 34 por ciento en los eventos adversos prevenibles informados y una reducción del 63 por ciento en los errores médicos informados que resultaron en la muerte del paciente. Los autores afirman que el estudio es de naturaleza observacional y se basa en el autoinforme, que puede estar sujeto a sesgos de recuerdo y autoobservación errónea.

Laura Barger, fisióloga asociada en la División de Trastornos del Sueño y Circadiano y autora del trabajo, afirma que “hemos estudiado tanto los turnos de duración prolongada (trabajar más de 24 horas seguidas) como las horas de trabajo extendidas, como trabajar más de 60 horas a la semana, y hemos visto evidencia de daño no solo a los pacientes sino también a los médicos residentes". Por otra parte, realizar turnos de trabajo de más de 24 horas también llega a asociarse, tal y como afirma Barger, “con un mayor riesgo de sufrir un accidente automovilístico después de un turno".

Reversión de los límites de horas de trabajo después de 2017


Los investigadores del estudio se plantean ahora ir un paso más allá, estudiando el impacto de la reversión de los límites de horas de trabajo después de 2017. Su próxima cohorte incluirá respuestas a encuestas de residentes de 2020 a 2023 y pretende examinar cuántos hospitales están utilizando turnos de trabajo extendidos”.

Weaver explica que “ahora que las regulaciones nacionales una vez más permiten turnos de hasta 24 horas consecutivas para los residentes de primer año, es importante continuar los esfuerzos para monitorear los efectos, especialmente en los errores médicos, y extender este monitoreo para evaluar la salud y el bienestar de los residentes también".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.