Las sociedades científicas reconocen la falta de especialistas y reclaman actuaciones para solucionarlo

Aval médico a un MIR extraordinario con un marco global de actuación
Instantes previos a los actos de asignación de plazas MIR 2020.


13 dic 2021. 09.00H
SE LEE EN 6 minutos
Paliar el déficit actual y futuro de especialistas médicos es uno de los principales retos a los que se enfrentan los dirigentes sanitarios. Un problema estructural que afecta a todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) y a la mayoría de especialidades, con especial énfasis en algunas como Atención Primaria. Entre las posibles soluciones para atajar el problema cada vez cobra más fuerza la idea de realizar un MIR extraordinario, aunque este tema sigue generando una división médica.

Según ha podido saber Redacción Médica a través de diversas sociedades científicas, la mayoría estarían a favor de la celebración de una convocatoria extraordinaria que genere más especialistas, aunque esta se debe celebrar con ciertos matices, abordando un aumento de las unidades docentes, reestructurando el modelo de tutores y como medida complementaria dentro de un conjunto de actuaciones. 

“Sería una forma de paliar el déficit de profesionales, pero si no se acompaña de medidas adicionales como la mejora en las condiciones laborales no servirá de nada, pues todos los profesionales que se formen se seguirán yendo a buscar mejores condiciones en otros países. Además, hay que tener en cuenta la capacidad docente de nuestro sistema sanitario, que con cada vez menos nacimientos y menos enfermedades, se hace muy difícil aumentar la capacidad docente actual,”, detallan desde la Asociación Española de Pediatría (AEP).

¿Un MIR extraordinario por plazas o por fecha de celebración?


Un sentir que también comparten desde la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), quienes aluden a que el cuello de botella está también en que se forman profesionales, pero luego no se contratan. "Hay falta de especialistas en Hematología y Hemoterapia y en el resto de especialidades. Por ello, vemos bien la celebración de un MIR extraordinario que se celebre entre la realización de las convocatorias ordinarias", explica Carlos Solano, presidente de la Comisión de la Especialidad de Hematología y Hemoterapia. 

Más tajante se muestra la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), para quien "está claro" que hay que aumentar las plazas MIR y posteriormente hacer un MIR extraordinario. “Si hay déficit de médicos ya en la actualidad, y más que va a haber previstos en 4 o 5 años, no puede haber 6.000 médicos que no hayan aprobado el MIR y que no tengan opción de formarse”, explica Javier de la Fuente, presidente de la Sociedad Gallega de Medicina Interna (Sogami) en una entrevista con Redacción Médica.

Para el internista, el MIR extraordinario puede ser porque sea extemporáneo o porque aumente el número de plazas. “El número de plazas no siempre hay hospitales o centros y unidades docentes de Familia que lo puedan aumentar, pero hay otros que sí que tienen capacidad de aumentarlas”, detalla.

Por su parte, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) comparte opinión con el resto de especialidades ante el "déficit de neumólogos y cirujanos torácicos y ante la evidencia de que existen muchos servicios que tienen convocadas plazas para cubrir y que no se cubren". La sociedad explica que están llevando a cabo "un análisis minucioso servicio por servicio de toda España de las dos especialidades y, en cuanto terminemos de recabar toda esta información, haremos nuestra propuesta". En este sentido, Separ asegura que "si se hace una convocatoria entre año y año, se puede repescar a muchos médicos que se encuentran en una larga bolsa de espera".

MIR extraordinario con condiciones y dentro de un marco global


Desde la especialidad de Neurología también reconocen un déficit de especialistas y van más allá del MIR extraordinario. “Para paliar el déficit actual lo importante es hacer una planificación real de necesidades, con un horizonte mínimo de 10 años, además de replantearse la organización de la asistencia neurológica en centros que están teniendo más problemas, como los hospitales comarcales”, explica José Miguel Láinez, presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Por su parte, desde Medicina de Familia, una de las especialidades con mayor déficit de profesionales, lo ven con buenos ojos siempre y cuando vaya acompañado de un conjunto de medidas que determinen quiénes van a entrar, cómo van a entrar y cómo se van a formar. “No existe una solución mágica. Las medidas que se tomen no pueden ser improvisadas y hay que sopesar los efectos que estas puedan tener. El MIR extraordinario es una medida más a adoptar dentro de un conjunto. Los problemas complejos nunca tienen soluciones fáciles”, explica  Pilar Rodríguez Ledo, vicepresidenta primera y responsable de Docencia y Educación Médica de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

En la misma línea se muestra el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria (Semergen), José Polo García: “No sería una solución definitiva, sería algo temporal. El déficit de profesionales seguirá aumentando en los próximos años ante el número de jubilaciones que se prevén”. A pesar de ello, Polo García ve con buenos ojos la medida siempre que se encuadre dentro de un conjunto de actuaciones, se garantice una formación adecuada y se mantengan los estándares de calidad. Aunque advierte de que la convocatoria podría no tener el éxito esperado: "El problema es que Familia con la situación actual que vive no es atractiva. Puede que no se presenten el número de gente que estiman". 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.