Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Conocimiento > Formación

Así es el modelo MIR francés que Sanidad quiere implantar en España

La intención del ministerio que dirige Dolors Montserrat es dar el salto hacia la era digital en el examen MIR español

Ejemplo de realización del formato 'online' del examen MIR.
Así es el modelo MIR francés que Sanidad quiere implantar en España
Jesús Arroyo
Lunes, 19 de febrero de 2018, a las 16:30
“La propuesta es revolucionaria, pero necesaria”. Así lo manifestaban las instituciones sanitarias francesas en 2013, cuando plantearon la modificación de las pruebas nacionales de especialización para médicos (ECN por sus siglas en francés) hacia una conversión digital y online. Tres años después, las pruebas nacionales de clasificación informatizadas (ECNi) experimentaron su primer gran reto ante más de 8.000 estudiantes de Medicina. El resultado: un examen sin mayores problemas, que facilitó los resultados definitivos de la prueba en 10 días.

Pero los inicios no fueron fáciles. A finales de 2015, se celebró un simulacro nacional en el que se involucraron las 35 facultades de Medicina francesas. Todos los alumnos en diferentes aulas repartidas por todo el territorio francés tenían una tableta con la que realizar el examen. A los diez minutos del inicio, las pruebas se interrumpieron por la saturación de los servidores online. Los estudiantes ya se calificaban así mismo como “conejillos de indias”. El 7 al 9 de marzo de 2016 se celebró el segundo simulacro. Los primeros dos días transcurrieron sin problema alguno. El tercer día, la prueba referida a la crítica de artículos científicos fue suspendida al saturar los servidores de respuesta.

Tableta digital

Hay que tener en cuenta que en Francia se realizan tres pruebas, y no una como sucede en España. En su caso, son tres exámenes de una duración de tres horas cada uno. Por un lado, un cuestionario de 18 registros clínicos; otra prueba con 120 cuestiones y por último 30 preguntas sobre artículos científicos en modo de comentario de texto. Todas las pruebas confluyen en el método de realización: una tableta digital.

Precisamente, la elección de las tabletas se lleva a cabo de acuerdo a un conjunto de criterios que garanticen la imparcialidad entre los candidatos, así como la seguridad, el hardware, la batería, la resolución de la pantalla y la compatibilidad con la plataforma del Ministerio de Salud. La elección, reevaluada cada año, fue la marca Apple y validó los siguientes modelos: iPad 2, iPad 3, iPad 4, iPad Air y iPad Air 2.

Ahorro logístico

Los principales motivos que llevaron a los Ministerios de Salud y Educación franceses a cambiar el modelo tradicional de examen de acceso a la especialidad médica fueron dos: económicos y formativos. La conversión al modelo digital ha permitido el ahorro de 4 millones de euros, la publicación de los resultados definitivos en un plazo máximo de 10 días y reciclar más de 16.000 copias de papel.

“Los estudiantes de Medicina deben cambiar su método de análisis, razonamiento y toma de decisiones. Por eso la inclusión de recursos interactivos como vídeos o audios a las pruebas de especialización pueden ayudar a conseguir mejores profesionales”, explicaban desde el grupo interdepartamental encargado de la logística de la prueba, aunque antes de que eso sucediera “ese tipo de ejercicios deberían estar integrados en las agendas de todas las facultades de Medicina”.

Aunque el proyecto, como ya anunció a Redacción Médica Carlos Moreno, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, es muy prematuro, “no podemos renunciar al objetivo omnipresente de la mejora continua y de la mejora logística”. De este modo, y a través de un estudio de auditoría que decidirá si el examen MIR online es necesario, el Ministerio de Sanidad planteará la mayor revolución que esta prueba ha experimentado en sus 40 años de vida. La era digital se hace hueco entre los futuros residentes de Medicina.