Los aspirantes que iniciaron el estudio en octubre pueden disfrutar de unos días de descanso

Así debe preparar el examen MIR el candidato 'cumplidor' en Semana Santa
Aspirantes MIR.


13 abr 2022. 09.05H
SE LEE EN 3 minutos
La Semana Santa no solo es una de las épocas más esperadas del año, sino también un periodo clave para los aspirantes al MIR 2023. Abril es un buen momento para iniciar la preparación de cara a la prueba para médicos y comenzar a familiarizarse con conceptos y herramientas complementarias. Además, según apunta el equipo docente de CTO a Redacción Médica, Semana Santa son las vacaciones más calmadas del año del calendario de los candidatos al examen.

“Hay que tomarse Semana Santa con un poco más de calma que otras vacaciones del año. En verano van a tener pocos días libres, en principio una semana, y en Navidad, salvo los días concretos señalados, también van a tener que estar estudiando porque queda muy poco para el examen”, explica el director académico Fernando de Teresa.

Aunque, en general, los aspirantes MIR emprenden esta preparación en el mes de octubre, son muchos los que optan por dar los primeros pasos durante el cuarto mes del año. En el caso de los alumnos de CTO, que llevan preparándose desde octubre, pueden disfrutar de unos días de descanso. En concreto, según matiza de Teresa, desde el jueves hasta el domingo.

Sin embargo, lunes, martes y miércoles sí que cuentan con trabajo para que sigan manteniendo una rutina de estudio y puedan contar con un fin de semana largo de descanso. “En el caso de los candidatos que llevan desde octubre, no hay ningún problema en que tengan una semana completa de vacaciones porque saben que, después, llega una fase en los dos meses siguientes, hasta junio, en los que tienen que apretar mucho y van mentalizados para ello”, subraya el director académico.

Compaginar estudio y ocio en la preparación MIR


Compaginar estudio y ocio en la preparación MIR es una cuestión “clave”. Según explican desde CTO, el primer paso es que los aspirantes establezcan una rutina, con un tiempo programado de estudio, y tratar de cumplirlo “a rajatabla”. “Si el aspirante sabe que ha cumplido con el tiempo que tiene programado para la preparación, en el momento en el que termina su horario, ya no tiene que estar preocupado por nada”, añaden.

Así, el candidato ‘cumplidor’ puede dedicarse exclusivamente a disfrutar de su entorno, de su familia y amigos, de la naturaleza o del deporte, pero, insisten, “es fundamental tener muy claro ese chip”. “Tienen que tener claro cuando son horas de estudio porque así se disfruta más, tanto de lo uno como de lo otro. Se saca mucho más partido al estudio, pero luego los momentos de ocio uno sabe que los puede disfrutar y que se los ha merecido y, por tanto, son mucho más provechosos”, concluyen desde el centro de preparación, que invitan a los aspirantes a disfrutar de momentos de desconexión, pero sin perder de vista el objetivo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.