La Revista

Una estudiante relata a Redacción Médica las dificultades con las que se ha encontrado estos meses

¿Cómo es la preparación MIR cuando sufres una enfermedad autoinmune?


27 ene 2022. 17.20H
SE LEE EN 3 minutos
POR ROCÍO LÁZARO
La preparación del examen MIR lleva meses de esfuerzo y dedicación. A pocos días de que se celebre la prueba, son muchos los estudiantes que hablan sobre lo que estos últimos meses han supuesto para ellos y sus expectativas para este sábado.

Algunos de esos aspirantes que se han enfrentado a una sacrificada preparación diaria llena de nerviosismo e incertidumbre, también han contado con otro hándicap: el de sufrir una enfermedad autoinmune.

Es el caso de Teresa, estudiante de Medicina y aspirante al MIR 2022. Sufre artritis reumatoide, y además de las manifestaciones articulares que esta le provoca, durante la preparación del examen le detectaron vasculitis. “Sufro la enfermedad desde los tres años”, relata la estudiante a Redacción Médica, admitiendo que las secuelas como “la deformidad de algunas articulaciones le impiden estar sentada las doce horas de estudio que el examen requiere”.

“A veces lo urgente hace que dejes de lado lo importante”, reconoce a este periódico. “Dejas de lado tu salud, pero por mucho que te cuides, todo lo autoinmune y lo psicológico están también muy relacionados”, afirma.

MIR y artritis reumatoide: "Siento que voy más lenta"


La estudiante asegura que durante la fase de preparación del MIR cambió hasta tres veces de tratamiento, todos ellos cutáneos, ya que algunos le producían efectos secundarios. “Además, hay que sumarle los corticoides, que con los cambios de humor que uno ya puede tener de por si durante la preparación MIR, esto lo acentúa”, asegura.

Sobre cómo es su rutina diaria de estudio, la estudiante admite que intenta dedicar todo el día a la asignatura correspondiente, pero nunca le da tiempo a todo. "Siento que voy más lenta, por ejemplo, no puedo estar tantas horas sentadas y entonces intento leer tumbada y obviamente no es lo mismo", relata. 

"Tengo que tener en cuenta que si me levanto a las ocho a estudiar, hasta las nueve y media no estoy cien por cien para ponerme a ello", señala, admitiendo que "tiene todo el rato la sensación de intranquilidad por no poder estudiar durante el día todo lo que tiene planificado". Por esta razón, Teresa siente que "que no lleva el mismo ritmo", aunque admite que "no debe tenerse en cuenta su enfermedad porque tiene las mismas capacidades que otros y que no son diferentes a nadie, pero es cierto que en el día a día es más costoso para nosotros". 

Así han sido las dificultades durante la carrera de Medicina


Por último, en cuanto a si su enfermedad también ha influido a la largo de los seis años de carrera, la estudiante afirma que sí. "Durante la carrera de Medicina también he vivido dificultades, quizá en el momento no caes pero si lo piensas te das cuenta", reconoce. De hecho, una de esas dificultades de las que habla Teresa la tuvo durante las prácticas.

"No puedo apretar el esfigmomanómetro para medir la tensión y el médico me dijo que si no sabía hacerlo", relata la aspirante MIR. "No he tenido ningún apoyo durante esos seis años y es necesario", asegura, antes de admitir que "a veces cuando lo hablas con más gente te das cuenta que no eres la única y piensas en la cantidad de personas que están en la misma situación". 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.