Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Conocimiento > Formación

"Usar a los MIR en las sustituciones pone en riesgo la calidad asistencial"

La vocal de Médicos en Formación de la OMC, Mónica Terán, advierte del peligro de esta práctica común del verano.

La vocal de Médicos en Formación de la OMC, Mónica Terán.
"Usar a los MIR en las sustituciones pone en riesgo la calidad asistencial"
José A. Puglisi
Viernes, 29 de julio de 2016, a las 15:30
Los residentes no deben ser el comodín de las sustituciones del verano. La Organización Médica Colegial (OMC) ha emitido un comunicado rechazando que se involucre a los residentes en la cobertura de las ausencias de los médicos adjuntos. Una práctica que, a pesar de que está presente durante todo el año, se acentúa con la llegada del verano ante la “supuesta escasez de profesionales y cada vez menor cobertura de ausencias debido a los recortes".

La vocal de Médicos en Formación de la OMC, Mónica Terán, ha indicado a Redacción Médica que “es preocupante que esta situación ocurra en el sistema sanitario. Hay casos en los que, incluso, se toman en consideración a los residentes para la elaboración de los planes organizativos, lo que está en contra del acuerdo de formación del residente". En este sentido, apunta que es más común en el caso de “los residentes del cuarto y quinto año, aunque hay veces que también afecta los del tercero".

El uso de los residentes en las sustituciones genera un riesgo “en la calidad asistencial, al contar con un menor de adjuntos que puedan vigilar y asesorar a los R4 y R5, por lo que aumentan las posibilidades de cometer un error. Asimismo, desmejora el sistema de formación especializada, ya que el residente terminar asumiendo unas responsabilidades superiores a las previstas, lo que aumenta su estrés", precisa Terán. De ahí, que recuerde la necesidad de realizar un plan nacional que permita planificar las sustituciones durante el verano y el resto del año.

Con estas medidas se evitaría el uso inadecuado de los residentes, al mismo tiempo que se cumple con lo establecido en el artículo cuatro del Real Decreto 1146/2006, que aclara que la práctica del residentes será tutelada y evaluada, algo que no se asegura en situaciones de  no coberturas de ausencias y aumento de presión asistencial. Justamente, la normativa aclara que la distribución de la asistencia irá dirigida a la formación y no a la planificación de las coberturas sanitarias que en ningun caso deben basarse en los profesionales en formación, ya que atentan contra la posibilidad de tutorización, poniendo en peligro la formación y la calidad asistencial.