Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:25
Conocimiento > Formación

¿Qué consecuencias tiene para el MIR quedarse a trabajar tras la guardia?

Esta protestada práctica podría conllevar delitos con responsabilidad del residente

Los MIR denuncian estas malas prácticas.
¿Qué consecuencias tiene para el MIR quedarse a trabajar tras la guardia?
Jesús Arroyo
Domingo, 02 de julio de 2017, a las 12:50
El descanso para un MIR tras realizar una guardia de 24 horas es fundamental. Pero existen casos concretos en los que se les ofrece realizar de forma seguida una jornada ordinaria, sin descanso previo. Esta situación, que está sucediendo en muchos hospitales españoles, podría llevar al residente ante un delito por mala praxis.

En el caso de que el MIR cometiera algún fallo provocado por la falta de descanso durante su guardia, se le podría acusar de un delito de negligencia por haber aceptado realizar la jornada de ocho horas sin haber acometido el descanso obligatorio oportuno.

“Si el sistema sanitario le ofrece realizar más horas y el MIR la acepta, es responsabilidad del residente no del que la ofreció.  En definitiva, si incurre en algún fallo o en alguna mala práctica que se le pudiera ser achacable a la falta de descanso, el responsable va a ser el que la aceptó”, explica Francisco Toquero, asesor MIR del sindicato CSI-F.

Toquero ejemplifica está situación con la de “coger el coche después de no haber descansado correctamente. En el caso de tener un accidente, el responsable es el conductor que ha decidido conducir sin descansar. Esto sería lo mismo: una irresponsabilidad”

El asesor asegura que está práctica está muy “extendida” y recuerda que el estatuto del MIR “no se recomienda más de un excesivo número de guardias y deben de estar con un periodo de descanso obligatorio”. Aun así, muchos MIR se quejan de este tipo de prácticas, que en muchos casos terminan aceptando por compromiso.

Asegurados

Durante la guardia, así como la jornada que pudiera realizar de forma seguida, el MIR siempre está asegurado. Así lo explica también Francisco Toquero, que detalla que “los MIR tienen un contrato continuo para toda la asistencia asistencial”. De este modo, siempre están protegidos exceptuando aquellos casos en los que el fallo haya sido provocado por una negligencia, como la de no descansar correctamente.