Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Política Sanitaria > Farmacia

Poner música en todas las farmacias españolas cuesta dos millones al año

La SGAE recaudaría esta cantidad si las 21.937 boticas existentes tuvieran que pagar derechos de autor

José Miguel Fernández Sastrón, presidente de la SGAE.
Poner música en todas las farmacias españolas cuesta dos millones al año
Viernes, 29 de diciembre de 2017, a las 09:20
Como adelantó Redacción Médica hace unas fechas, los inspectores de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE) están visitando las oficinas de farmacia españolas para reclamar lo correspondiente a la propiedad intelectual que tendrían que estar pagando los farmacéuticos por ‘pinchar’ música en sus locales.
 
Sin embargo, existía la incógnita de cuánto tendría que pagar cada botica por hacerlo, ya aclarada. Según explica la propia SGAE a este medio en una nota aclaratoria, “para una farmacia de hasta 50 metros cuadrados, la tarifa de ambientación musical es de 7,01 euros al mes”.  Es decir, que al año cada farmacia abonaría, al menos, unos 84 euros al año.
 
Hay que recordar que los farmacéuticos están obligados a abonar derechos de autor tanto por el uso en su local de apps como Spotify, radio (si suenan canciones sujetas a derechos) y música comprada de forma legal (porque las condiciones en las que se adquiere son para empleo privado). E incluso es posible que tengan que hacerlo por el hilo musical, dependiendo del contrato que se haya firmado para su adquisición.
 
En estas condiciones, no es imposible pensar que, en una situación determinada, todas las farmacias de España tuvieran que abonar lo correspondiente por estos derechos. En caso de llegar a tal extremo, la SGAE ingresaría la millonaria cifra de 1.842.708 euros al año por las 21.937 boticas existentes en España, según el Consejo General de Farmacéuticos. Y eso como mínimo, puesto que muchas boticas ocupan más de los 50 metros cuadrados mencionados
 
Obligación
 
En cualquier caso, la SGAE avisa de que “esta licencia para el uso de obras protegidas en el ámbito público es una obligación que tenemos con los autores de esas obras y, que al igual que en España, ocurre en el resto de países europeos con un sistema democrático asentado y basado en el desarrollo de derechos y obligaciones”.

Así mismo, informa de que “tenemos firmados convenios con un gran número de agrupaciones empresariales y sectoriales que facilitan las relaciones comerciales”.