20 de mayo de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:00
Política Sanitaria > Farmacia

Las Buenas Prácticas de la Farmacia Comunitaria suman nuevos procedimientos

Se trata de los de elaboración de SPD, de prestación de servicios en centros sociosanitarios y de gestión de emergencias

Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos.
Las Buenas Prácticas de la Farmacia Comunitaria suman nuevos procedimientos
Redacción
Miércoles, 16 de mayo de 2018, a las 14:30
El Consejo General de Colegios de Farmacéuticos ha publicado tres nuevos procedimientos de desarrollo al documento de Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria.

En concreto se han publicado los procedimientos de Servicio de elaboración y provisión de Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD), Prestación de servicios profesionales farmacéuticos en los centros sociosanitarios o residenciales y Gestión de crisis sanitarias y situaciones de emergencia desde la farmacia comunitaria.

Según han informado los farmacéuticos, respecto al Servicio de elaboración y provisión de SPD, lo que recoge procedimiento son las recomendaciones necesarias para que la práctica del servicio de elaboración y dispensación de SPD pueda considerarse buena práctica profesional.

En cuanto al segundo procedimiento, los farmacéuticos han expresado que aborda la prestación de servicios profesionales farmacéuticos en centros sociosanitarios o residenciales".

Por último, al tercer punto expone recomendaciones "necesarias para que los farmacéuticos comunitarios colaboren con las autoridades sanitarias, ONG, la Organización Farmacéutica Colegial, industria farmacéutica, distribución y otros agentes, ante situaciones de emergencia y crisis sanitarias".

Directrices de la OMS y la FIP

Todo ello se trata de un trabajo que da continuidad al documento publicado en 2013, basado en las directrices de la Organización Mundial de Salud (OMS) y la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), y que impulsa entre los farmacéuticos una sistemática de trabajo más comprometida con el Sistema Sanitario.

El objetivo es "la normalización de la práctica farmacéutica, poniendo a disposición de los farmacéuticos comunitarios directrices, guías y procedimientos para que, con independencia del lugar en el que ejerzan, puedan ofrecer una asistencia sanitaria y unos servicios de calidad, eficientes y que respondan a las necesidades de la sociedad".