Redacción Médica entrevista a Óscar López, candidato a la vicepresidencia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid

"La receta electrónica privada garantiza un mejor control del paciente"
Óscar López.


28 mar 2022. 09.00H
SE LEE EN 5 minutos
El sistema de receta electrónica privada (más conocida como Rempe, Receta Médica Privada electrónica) ha dado cobertura a 9,2 millones de pacientes y ha permitido la dispensación de cerca de un millón de medicamentos en los dos años que lleva en marcha en España. A pesar de que aún son muchos los retos y barreras que aún tiene que superar, los beneficios en este tiempo han sido más que evidentes.

La primera de ella ha sido la dispensación de la receta sin papel con el fin de evitar con ello los desplazamientos de los pacientes a las consultas de hospitales, clínicos y hospitales privados, algo que ha permitido evitar cualquier riesgo de contagio del Covid-19 durante los peores momentos de la pandemia. Y es que, la crisis del coronavirus ha retardado el proceso de implementación, tal y como reconoce Óscar López, vocal de Titulares de Oficina de Farmacia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) y candidato a vicepresidente primero en las elecciones del 3 de abril en una entrevista con Redacción Médica.

“La receta electrónica en el ámbito privado son todo ventajas”, porque además de la eliminación del papel, se establece un máximo de duración de prescripción de un año para el tratamiento de un paciente. Esto lo que permite es que, después de la anualidad, el paciente acuda al médico para una revisión de la patología por la cual necesita los medicamentos y así ajustarle el tratamiento. “Hay un mejor control del paciente, por parte del médico y del farmacéutico, por lo que la seguridad es mucho mayor”.

Sin embargo, los momentos de dificultad como la pandemia también lo son de oportunidad, y la pandemia ha supuesto un espaldarazo, a raíz de la necesidad por las circunstancias epidemiológicas, al avance tecnológico en la receta electrónica privada. El reto actual está en acercar y hacer posible el uso de esta receta para cualquier tipo de farmacia, algo en lo que el Colegio de Farmacéuticos hará especial hincapié, tal y como promete López.

En cualquier caso, entiende que la mejor forma de afrontar los desafíos pasa por la unión de fuerzas y la colaboración entre farmacéuticos, médicos y odontólogos. Ejemplos de estas sinergias lo encontramos en el convenio firmado entre el COFM, el Colegio de Médicos de Madrid y Drimay, una empresa con 20 años de experiencia en el ámbito de las TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación) y la Salud, para implantar la receta electrónica para todos los colegiados de Madrid.


El papel de los farmacéuticos en la actualidad


Y es que el Rempe permite a los profesionales, del ámbito público y privado, acceder a este servicio de manera gratuita con la garantía del cumplimiento de la legislación vigente, sin la necesidad de la receta en papel. “Nuestro trabajo, como farmacéuticos, es que el paciente tome el medicamento de manera eficaz y segura, ha asegurado López. De este modo, además, se ha puesto fin de raíz a lo que denomina “la receta de servilleta”, irregular, que se producía con la receta en papel.  Por eso, subraya que la receta electrónica “es un reto impresionante porque supone un poco acabar con ese tipo de situaciones”.

Antes de iniciar la puesta en marcha, el Colegio de Médicos de Madrid decide incorporar una plataforma, un repositorio de prescripción para sus colegiados, de forma gratuita. En aquel momento, “el primer paso que dan antes de poner la plataforma en marcha es ponerse en contacto con nosotros, los farmacéuticos”. “Evidentemente, ya puede haber la mejor receta electrónica, pero si las farmacias no estamos preparadas para la dispensación, pues al final es algo que no se va a implantar”, asegura.

El reto de implanta la receta electrónica


En la actualidad, se emiten más de 30.000 recetas electrónicas privadas mensuales en la Comunidad de Madrid. “Dista mucho de ser el 100 por ciento, pero el objetivo es que las farmacias se puedan adaptar progresivamente a estas recetas”.

Además, durante estos dos años, desde el COFM se han iniciado campañas informativas a colegiados sobre el uso adecuado de la receta. En este sentido, López recuerda además que la farmacia es la parte que mayores inspecciones y controles recibe por parte de la administración sanitaria a la hora de gestionar los tratamientos con medicamentos.

En definitiva, López recalca que desde la Farmacia “tenemos que seguir yendo hacia adelante, buscar herramientas que nos faciliten nuestra labor profesional, ya no solo en la parte de prescripción o dispensación de medicamentos, sino en todo lo que sea digitalización y contribuya a conectar mejor a los pacientes con nosotros”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.