21 de abril de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:30
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

Bruselas: "Los sistemas cerrados son obligatorios en citotóxicos"

La Comisión Europea reconoce que necesita "orientación" en el abordaje de la gestión de los medicamentos peligrosos

Charlotte Grevfors-Ernoult, César Pascual e Ian Lindsley.
Bruselas: "Los sistemas cerrados son obligatorios en citotóxicos"
Viernes, 13 de abril de 2018, a las 09:20
“Los sistemas cerrados de transferencia de medicación son ya un requisito según la directiva marco de seguridad laboral EU2004/37 si evitan los peligros a la exposición a medicamentos citotóxicos”. Así de clara expone la situación en relación con el manejo de estos productos en el sector sanitario Charlotte Grevfors-Ernoult, de la Dirección General de Empleo de la Comisión Europea.
 
Con todo, ha reconocido que la Comisión Europea puede y quiere hacer más en el campo de medicamentos peligrosos, pero todavía valora qué medidas emprender. Grevfors-Ernoult ha recordado que “tal vez no todos los medicamentos peligrosos presenten riesgos de cáncer, aunque sean peligrosos” y por ello “la inclusión del concepto de medicamentos peligrosos en la Directiva de seguridad laboral EU2004/37 sobre carcinógenos puede que no sea la mejor forma de actuar”.
 
“Tenemos que buscar la forma legal más eficiente para incluirlos”, ha indicado, que podría ser incluso una simple actualización de la actual guía de citotóxicos de la Comisión Europea. Con todo, la representante del ejecutivo de la Unión Europea ha reconocido que “hay ámbitos en los que necesitamos orientación”. Y recuerda que es necesario un enfoque “holístico” en este campo.
 
Falta de regulación
 
Gevfors-Ernoult ha abordado estas cuestiones durante una jornada sobre medicamentos peligrosos celebrada en Bruselas , en el Parlamento Europeo, y en la que varios expertos han lamentado la falta de regulación sobre la prevención a la exposición a medicamentos peligrosos en el sector sanitario y han reclamado que los mismos se incluyan de manera explícita en la directiva de seguridad laboral EU2004/37.
 
“Estamos permitiendo que el personal sanitario que se ocupa de nosotros cuando estamos enfermos esté expuesto a largo plazo a sustancias peligrosas y muy dañinas”, ha lamentado Ian Lindsley, de la Red Europea de Bioseguridad (EBN, por sus siglas en inglés). “Los medicamentos peligrosos pueden aumentar  el riesgo de padecer cáncer, afectar al material genético y provocar abortos” ha advertido.

Un momento de la jornada celebrada en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas.

 
De hecho, para abordar la falta de un listado de medicamentos peligrosos en el entorno sanitario en Europa ha propuesto una lista de medicación peligrosa europea actualizada de forma regular  y nuevas directrices , puesto que las orientaciones actuales “se nos quedan anticuadas”.
Por su parte, Laurent Vogel, investigador senior de Salud, Seguridad y Condiciones de Trabajo del Instituto Sindical Europeo (ETUI), ha incidido en que se tengan en cuenta el aspecto de género , puesto que son principalmente mujeres (las más numerosas en los recursos humanos  de los sistemas sanitario ) las que más expuestas están a los peligros derivados dela medicación peligrosa.
 
Ambos han considerado, al igual que la Comisión, que el problema solo se podrá abordar desde un “enfoque general, es necesaria una prevención global del riesgo”.
 
El peligro de los antibióticos
 
Por su parte, Paul Sessink, investigador y experto internacional en la realización de estudios de contaminación en centros sanitarios por medicación peligrosa, perteneciente al grupo  Exposure Control  de Suecia, ha incidido en que los sistemas cerrados de transferencia de medicación son la mejor fórmula para evitar la contaminación por medicamentos peligrosos, tanto los que son citotóxicos como los que no. “Nada entra y nada sale, eso es bueno para el fármaco y bueno para el trabajador”. De hecho, son mejores que la salas blancas, según el investigador, puesto que “están diseñadas para proteger al producto, pero no al  trabajador”.
 
Sessink considera que estos sistemas cerrados también se deberían emplear también en el caso de los antibióticos, medicamentos a los que las profesionales, sobre todo las de Enfermería, se exponen e inhalan frecuentemente. De hecho, ha reclamado un estudio en el que aborde el peligro que suponen estos fármacos y su contaminación.