21 de mayo de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:30
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

"El FIR debe ser lo más abierto posible, ya cerraremos espacios después"

José Luis Poveda recuerda que la formación del farmacéutico de hospital "continúa en nuestra carrera profesional"

José Luis Poveda, presidente de la Comisión Nacional de la Especialidad de Farmacia Hospitalaria.
"El FIR debe ser lo más abierto posible, ya cerraremos espacios después"
Marcos Domínguez
Joana Huertas
Sábado, 17 de febrero de 2018, a las 14:45
El programa formativo de la especialidad de Farmacéutico Interno Residente (FIR) lleva casi dos décadas sin actualizarse. José Luis Poveda, presidente de la Comisión Nacional de la Especialidad de Farmacia Hospitalaria, ha recordado que ya en 2008 se le envió al Ministerio de Sanidad un programa, que fue devuelto pidiendo que incluyera competencias de Atención Primaria.

“En ese frenazo apareció la troncalidad”, aprecia Poveda, que sigue pendiente de la respuesta ministerial al programa que le fue enviado a finales de 2017. “Este programa actualiza contenidos, implica a la Atención Primaria, habla de nuevos dominios competenciales, e incluye dominios genéricos y específicos. Era la primera vez que una especialidad no médica tenía dominios genéricos”. Sn embargo, todavía no hay respuesta oficial.

Pese a ello, el también director del Área Clínica del Medicamento del Hospital La Fe recuerda que “nuestra formación no es el FIR, es nuestra carrera profesional durante 30 y 40 años”. Por eso, considera que “está muy bien reflexionar sobre el FIR, pero no es el inicio ni el final de nada. El periodo del FIR tiene que ser lo más abierto posible, que permita las máximas posibilidades, y ya podremos cerrar espacios después”.

Poveda ha hablado del espíritu de la formación del farmacéutico durante la Jornada Post Midyear 2017 que ha organizado la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), apuntando a que “tenemos que ser adaptables a las necesidades que nos pide la sociedad” y pidiendo “reflexionar si como nos estamos formando está alineado con esta cara de la sociedad que nos va a obligar a aprender o desaprender”. La capacidad de desaprender y el liderazgo líquido son cualidades “indispensables para los profesionales del siglo XXI”, ha concluido el farmacéutico.

Un momento de la intervención de Poveda durante la Jornada Post Midyear.