Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:50
Política Sanitaria > Enfermería

Los dos momentos en que es más crítico interrumpir a un enfermero

Médicos y supervisores, responsables de la mitad de los 'estorbos'

Casi ninguna interrupción aporta valor a la labor del enfermero.
Los dos momentos en que es más crítico interrumpir a un enfermero
Marcos Domínguez
Domingo, 06 de noviembre de 2016, a las 13:00
La mayor parte de las interrupciones a enfermeros duran menos de un minuto y se trata de preguntas breves e innecesarias por hallarse ya documentadas previamente o no aportar valor a la práctica enfermera.

Es la conclusión a la que han llegado los autores de un estudio observacional en cuatro hospitales diferentes del SNS. Midieron entre 0,75 y 2,62 interrupciones cada hora, de las cuales el médico y el supervisor eran responsables de la mitad. El paciente, sin embargó, no jugó un papel relevante en este hecho.

El 90 por ciento de las interrupciones no llegó al minuto, pero “los errores observados oscilan entre el 2 y el 7 por ciento”, resalta este trabajo del equipo formado por Alberto González, Silvia Pérez, Teresa Pérez, Sergio Toribio y Albert Cortés, de los hospitales de León, Ceuta, Vall d'Hebron y Son Espases.

El pico de errores debido a interrupciones se produce en dos momentos críticos: el de la preparación de fármacos y el registro de cuidados y transcripción de órdenes médicas, cuando el enfermero necesita una mayor concentración.

“La enfermera se encuentra expuesta a un proceso constante de interrupción que produce una sobrecarga cognitiva en su actuación facilitando los errores”, concluyen los autores del trabajo.