Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:50
Política Sanitaria > Enfermería

Las enfermera especializada ahorra hasta 154.000 euros por paciente

La enfermera de Práctica Avanzada se especializa en unidades clínicas

Carmen Angona, Higinio Salgado, Elena Uranga, Diego Ayuso y Alberto González.
Las enfermera especializada ahorra hasta 154.000 euros por paciente
Jueves, 26 de mayo de 2016, a las 12:30
Las nuevas competencias enfermeras como las que desempeñan las profesionales de Práctica Avanzada, especializadas en unidades asistenciales, consiguen ahorros muy llamativos contabilizados, solamente en el caso de los cuidados de heridas crónicas de un hospital terciario, en 154.000 euros por paciente que ingresa, según datos revelados por  Diego Ayuso, supervisor de Área del Hospital de Getafe de Madrid.

Ayuso ha puesto el dato en el contexto del déficit sanitario que genera gastos aproximados de 13,5 millones de euros en estancias prolongadas entre siete y diez días en un hospital de tercer nivel. Y ha revelado asimismo que, solamente la atención enfermera de las úlceras por presión (UPP) –una complicación típica del paciente encamado– se lleva un 5 por ciento del gasto sanitario público en un año.

Ayuso también ha señalado al liderazgo enfermero como la clave para gestionar de forma eficiente a un elevado porcentaje de la plantilla hospitalaria (de promedio hasta un 60 por ciento de su composición), y ha insistido en acciones correctivas como reorganizar las especialidades de alta complejidad concentrando sus recursos, conocimientos y capacidades: “No puede ser, por ejemplo, que haya centros con menos de 500 partos al año [como sucede en algunas comunidades autónomas] porque equivale a una mala calidad y gestión de un recurso”, y ha recordado que centralizar los servicios de radiodiagnóstico y de laboratorio ha llevado a ahorrar, en la Comunidad de Madrid, diez y 90 millones de euros, respectivamente.

Unidad de Diálisis como ejemplo de eficiencia

Por su parte, Carmen Angona, supervisora de la Unidad de Diálisis del Hospital de Burgos, ha presentado esta última como un ejemplo de innovación que ha debido adaptarse al aumento de la demanda y a las instalaciones del nuevo hospital, concertado, además, con ciudades castellanoleonesas como Aranda de Duero: “En julio de 2012 trasladamos a 53 pacientes que llegaron a más de cien enseguida, y solamente de casos agudos con indicación de diálisis”, ha explicado.

Todas las enfermeras de la Unidad de Diálisis permanecieron en ella con el traslado, y hubo de cambiarse el régimen de horarios y de turnos, según ha informado Angona, quien también ha subrayado las distancias propias de un hospital de construcción horizontal en comparación con el anterior, vertical.

“Establecimos tres turnos de diálisis y compramos a bajos costes debido al aumento de material sanitario demandado; hemos informatizado los procesos y llegado a una ‘unidad sin papeles’, lo que permite explotar los datos y controlar los consumos y los costes”, ha enumerado para concluir que, con habilidad gestora, “se alcanza un sistema de salud global, sostenible y solvente”.