15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

"No me hice enfermera para ser infravalorada y estar mal pagada"

La carta enviada por una enfermera a un diario británico se hace viral por contar cómo vive la precariedad profesional

La enfermera asegura que está buscando abandonar su profesión.
"No me hice enfermera para ser infravalorada y estar mal pagada"
mié 05 julio 2017. 11.10H
Redacción
La precariedad laboral que soportan las enfermeras se ha vuelto viral una vez más desde que el diario británico The Independent ha publicado una carta en la que una profesional relata cuáles son sus condiciones de trabajo. Bajo el título "No me hice enfermera para estar infravalorada y mal pagada", esta sanitaria de 28 años explica por qué está pensando abandonar su profesión. 

"Soy una enfermera de cuidados intensivos pediátricos de 28 años a tiempo completo. Me he formado durante tres años y he sido entrenada ampliamente en mi papel. Trabajo alternando turnos de día y de noche en la misma semana, dos fines de semana al mes y Navidad o Año Nuevo indistintamente cada año. Estudié una combinación de másteres de postgrado por los que pedí un préstamo de 7.000 libras -7.985 euros- en un crédito estudiantil. Mi sueldo ronda las 23.500 libras -26-800 euros-. Estoy buscando activamente abandonar Enfermería", comienza la carta de la que se han suprimido el nombre y la dirección. 

"El NHS verá a las enfermeras dejar su profesión por un trabajo con mejor horario, más estima y mejor sueldo"



Esta profesional explica que existe una mínima progresión en su campo pese a formarse y convertirse en especialistas, y que pese al entrenamiento y responsabilidad, están dentro de la banda salarial más baja, unas 5.000 libras menos al año -5.703 euros- que el especialista de su unidad que trabaja de 7.00 a 15.00 horas. 

"Las enfermeras han sido repetidamente reconocidas como la principal fuerza del trabajo del NHS y sin embargo no somos recompensadas en el sueldo. Tengo un segundo trabajo en una agencia que paga casi cuatro veces lo que obtengo por un turno con el NHS y los senior de mi unidad nos penalizan por no alargar turnos extra con ellos aunque estemos ocupados", lamenta. 

La profesional explica que como enfermera pasan más tiempo con el paciente que cualquier otra profesión del NHS. "Nos corresponde comprobar las prescripciones de medicamentos, prepararlos y administrarlos, perseguir a los médicos con exceso de trabajo y cuidar de los pacientes y sus familias físicas y emocionalmente. Enfermería requiere más formación y destreza que nunca. La idea de que las enfermeras sólo limpian culos en el baño y hacen camas está increiblemente desfasada. Son gente inteligente que y solidaria que se ha formado y ha desarrollado un amplio conocimiento dentro de su campo. Las enfermeras eligen la carrera que ellas persiguen, aunque ese oficio no es su única opción. Lamentablemente, el estado actual del NHS verá a estas enfermeras dejando la profesión por un trabajo que ofrece mejor horario, mayor estima y mejor sueldo", advierte. 

"Fatiga crónica"

Para la autora de la carta es importante enfatizar que no se hizo enfermera por dinero, aunque tampoco para ser infravalorada y mal pagada, pero renunciar al tiempo familiar y con amigos y experimentar lo que sólo describe como "fatiga crónica" empieza a superarle. 

"He sido parte de un equipo donde muchas veces resucitamos a un niño a punto de morir y lo salvamos. Me he sentado con niños hablando de su miedo a morir. He visto a niños morir y he mantenido las manos de sus padres en el momento. He abierto las vías respiratorias de un niño y le he insuflado aire cuando no pudieron hacerlo por ellos mismos. Me he perdido descansos, he salido tarde, me he sentado con bebés llorando cuando mi turno acababa porque sus padres no estaban allí. He enseñado a otras enfermeras y estudiantes y sobre todo trabajo con increíbles enfermeras que han dado lo mismo y siempre he estado feliz y me he sentido afortunada de ser parte de cada experiencia", asegura la autora. 

La enfermera cierra su carta asegurando que ama cuidar a niños y a sus familias en sus horas más bajas, pero el pago mínimo y la estima de su trabajo es desmoralizador. "Me dolerá dejar de estar al lado de la cama, pero en última instancia creo que será lo mejor para mi salud mental", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.