Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Política Sanitaria > Enfermería

¿Gana más dinero el enfermero en España que en el extranjero?

Un estudio de los sueldos medios anuales por profesiones sitúa a los enfermeros en España en los 25.000 euros al año

España, cuarto país por los sueldos de sus enfermeros.
¿Gana más dinero el enfermero en España que en el extranjero?
Redacción
Sábado, 29 de octubre de 2016, a las 11:10
Los enfermeros españoles cobran menos que los estadounidenses, franceses o británicos. Así se desprende del análisis de salarios medios anuales elaborado por la consultora norteamericana PayScale, que sitúa el sueldo enfermero español en 24.976 euros anuales. 

La cifra está lejos de los 52.047 euros al año que se embolsa un enfermero en Estados Unidos, pero no demasiado apartada de los 28.903 euros de un profesional francés o los 25.715 de uno británico. 

Sin embargo, los enfermeros españoles, cuartos en este ranking salarial, se encuentran ligeramente por encima de los profesionales italianos, que obtienen 24.565 euros anuales, los alemanes, con sueldos de 24.190, o los holandeses, el farolillo rojo de la clasificación, con 21.941 euros anuales. 

Los datos que arroja ahora PayScale quedan lejos de los que arrojaba el estudio de Hays sobre las diferencias salariales en España, que señaló a los enfermeros madrileños como los mejor pagados en España con sueldos de 42.000 euros anuales para un profesional con más de diez años de experiencia, 34.500 para uno con entre 5 y 10 años de antigüedad y cerca de 25.000 para aquellos con entre 2 y 5 años de carrera profesional. 

Por otro lado, las cifras generales por profesiones señalan que los españoles cobran menos que en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania o Francia, y varias de las analizadas son más bajas que las de Italia (con menor renta por habitante) o los Países Bajos (por debajo de España en el ranking económico mundial). La diferencia se reparte igual por todo el escenario laboral, sin entender de categorías dentro de la empresa ni del nivel de formación entre profesionales, y afecta tanto a consejeros delegados como a profesores, pasando por científicos, directos de ventas, economistas o recepcionistas.