Medicina abandera la ocupación en el sector de la salud con un índice del 93,6 por ciento

Cuatro profesiones sanitarias copan los rankings de empleabilidad de España


28 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
El empleo sanitario goza de buena salud en España, donde hasta cuatro ramas vinculadas al sector copan el ‘ranking’ de afiliación a la Seguridad Social. Destacan los médicos, cuyo índice de empleabilidad solo superan los ingenieros informáticos, pero también se ‘cuelan’ en la lista los enfermeros, los podólogos y los dentistas.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que recoge Fedea en su informe sobre la universidad pública y la rendición de cuentas, suscrito por Benito Arruñada, reflejan que la empleabilidad entre los estudiantes de Medicina alcanzaba el 93,6 por ciento en 2019, un índice que ha evolucionado favorablemente durante los últimos años. El grueso de los administrativos ejerce en la administración o por cuenta ajena (92,6 por ciento), mientras que el 0,7 por ciento son autónomos.

Lo cierto es que la ocupación en Medicina es sensiblemente más elevada que en Enfermería (82,7 por ciento), que según el INE registra un índice del 82,5 por ciento. El 81,5 por ciento de estas profesionales trabaja por cuenta ajena frente al 0,4 por ciento que lo hace por cuenta propia. Otro 15,4 por ciento ejerce en ambos apartados.

La empleabilidad en el sector enfermero es muy similar a la de Podología (82,2) y ligeramente más elevada que la de Odontología (80,3). Destaca en esta última rama el peso de los autónomos (40 por ciento) frente a los que trabajan por cuenta ajena (24,9 por ciento).

No afiliados en profesiones sanitarias


Respecto a los datos de no afiliación, sobresale el sector de la Enfermería, con un 17,5 por ciento, mientras que entre los podólogos la tasa es del 11 por ciento. En el caso de los odontólogos, el índice se sitúa en el 19,6 por ciento.

La tasa más baja es la que presentan los médicos, con un 6,4 por ciento. De nuevo, solo en Ingeniería de computadores existe un índice inferior (2,2). 

Ley de Universidades


En cualquier caso, los analistas de Fedea son pesimistas respecto al papel que jugan las universidades en el empleo. Según este estudio, la situación de los centros públicos “sugiere que en la actualidad podrían estar sirviéndose más a sí mismos que a la sociedad”, y considera necesarias “reformas sustanciales” para mejorar la situación.

“La universidad padece un sistema de gobierno anómalo y un grave déficit de rendición de cuentas, pero el proyecto de ley pretende aumentar su financiación pública sin mejorar su gobierno ni asegurar su rendición de cuentas. En esas condiciones, en caso de prosperar el prometido aumento de gasto, es probable que sirva tan sólo el interés privado de los universitarios, pero no el interés público”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.