Una inspección ocular no basta para el diagnóstico del cáncer de piel

Una revisión sistemática a gran escala concluye que se debe prestar una atención especial a las tecnologías

Consideran que se debe garantizar mantener al mínimo las derivaciones inapropiadas para la valoración de un especialista.
Una inspección ocular no basta para el diagnóstico del cáncer de piel
mar 11 diciembre 2018. 12.15H
La inspección ocular a simple vista de una lesión cutánea sospechosa no es suficiente para garantizar el correcto diagnóstico del cáncer de piel, según concluye una investigación realizada por la Universidad de Birmingham en Reino Unido, y apoyada por el Grupo Cochrane de Piel y un equipo de más de 30 investigadores y asesores expertos.

Tras realizar una revisión sistemática a gran escala, que ha sido publicada en la Biblioteca Cochrane como parte de una Colección especial de Revisiones Sistemáticas Cochrane, se evidencia que los estudios valoran la precisión de diferentes pruebas de diagnóstico para respaldar la toma de decisiones clínicas y relacionadas con políticas en el diagnóstico de todo tipo de cáncer de piel.


"La detección temprana y precisa de todo tipo de cáncer es esencial para controlar la enfermedad"


El conjunto de once revisiones fue dirigido por Jac Dinnes y financiado por el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR, del inglés). "La detección temprana y precisa de todo tipo de cáncer de piel es esencial para controlar la enfermedad y mejorar las tasas de supervivencia en el melanoma, especialmente dado el ritmo al que crece el cáncer de piel en el mundo", ha señalado Dinnes, del Instituto de Investigación de Salud Aplicada de la Universidad de Birmingham.

"La naturaleza visual del cáncer de piel significa que puede ser detectado y tratado de muchas maneras diferentes y por diferentes tipos de especialistas, por lo que el objetivo de estas revisiones es proporcionar la mejor evidencia a nivel mundial para decir cómo debería ser identificado y tratado este tipo de cáncer endémico", ha añadido.

Según ha explicado, la principal conclusión es que se debe prestar una atención especial a las tecnologías que podrían usarse para asegurar que no se pasan por alto los cánceres de piel, al mismo tiempo que garantizan mantener al mínimo las derivaciones inapropiadas para la valoración de un especialista y la extirpación inadecuada de lesiones cutáneas benignas.

Herramientas para diagnosticar las tres formas de cáncer de piel 


Hay tres formas principales de cáncer de piel. El melanoma y el carcinoma de células escamosas cutáneas o carcinoma escamoso (cSCC, del inglés, cutaneous squamous cell carcinoma) son cánceres de piel de alto riesgo que pueden propagarse y causar la muerte. Un carcinoma de células basales o carcinoma basocelular (BCC, del inglés, basal cell carcinoma) rara vez se propaga y por lo general permanece localizado con potencial para infiltrarse y dañar el tejido circundante.

Asimismo, han observado que las aplicaciones para smartphones utilizadas por personas preocupadas por sus lunares nuevos o cambiantes u otras lesiones de la piel tienen una alta probabilidad de pasar por alto algunos los melanomas.


La dermatoscopia es mejor para diagnosticar el melanoma que la inspección a simple vista 


Cuando se utiliza por especialistas, la dermatoscopia, una técnica que utiliza un dispositivo de mano para acercar la imagen de un lunar y la piel subyacente, es mejor para diagnosticar el melanoma que la inspección a simple vista solamente, y también puede ayudar en el diagnóstico de los BCC.

Además, señalan que  es probable que la teledermatología, que es la valoración de un especialista a distancia de lesiones cutáneas mediante imágenes y fotografías dermatoscópicas, sea una buena manera de ayudar a los médicos a decidir qué lesiones cutáneas debe ver un especialista de la piel. Aun así, las investigaciones futuras deben diseñarse mejor.

Mientras que señalan que se necesita más investigación sobre el uso de pruebas especializadas, como la microscopía confocal de reflectancia (RCM, del inglés reflectance confocal microscopy), una técnica de imagen no invasiva que le permite a un médico realizar una 'biopsia virtual' de la piel y obtener pistas de diagnóstico y minimizar las biopsias innecesarias de la piel. Actualmente, la RCM no se usa en el Reino Unido, pero la evidencia sugiere que la RCM puede ser mejor que la dermatoscopia para el diagnóstico de melanoma en lesiones que son difíciles de diagnosticar. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.