Investigadores del Hospital de Mar esperan dar un paso de gigante para abordar esta enfermedad rara sin cura

Tratamientos personalizados para pacientes con Sézary a tres años vista
Los investigadores del estudio relacionado con el síndrome de Sézary.


01 jun 2022. 17.35H
SE LEE EN 4 minutos
El síndrome de Sézary es una enfermedad rara que actualmente no tiene cura debido a la gran heterogeneidad genómica que presenta. La patología se caracteriza por ser una neoplasia hematológica maligna que afecta a personas de edad avanzada y provoca grandes inflamaciones en la piel, derivando a una mala calidad de vida. El Hospital del Mar publica un estudio en el que describe un nuevo modelo para personalizar el tratamiento de esta patología, y ahora su máxima prioridad es correlacionar las alteraciones genéticas de las células de Sézary con su respuesta terapéutica. Se espera finalizar con esta investigación en un plazo de tres años, aunque los investigadores cuentan con recabar datos relevantes a un año vista.

La investigación, publicada en la revista Blood Advances, afirma que los tratamientos que actualmente existen para abordar la enfermedad no sirven en todos los pacientes. Tal y como afirma en Redacción Médica el jefe de Sección del Servicio de Dermatología del Hospital del Mar, Fernando Gallardo, “es una patología heterogenia. Un paciente no se parece a otro por lo que respecta al mecanismo que le produce este linfoma. Las vías dañadas en los pacientes son distintas, por lo que hemos realizado una secuenciación del genoma para conocer qué genes son potencialmente candidatos para aumentar la enfermedad en un paciente u otro. Tenemos que apostar por la medicina personalizada y buscar fármacos que bloqueen las vías afectadas”.


"Tenemos que apostar por la medicina personalizada y buscar fármacos que bloqueen las vías afectadas"



El estudio analizó células extraídas a través de una analítica de sangre en ocho pacientes, realizando una preselección de posibles fármacos que pueden funcionar contra las vías dañadas. “Se han trasplantado estas células en ratones y hemos administrado varios fármacos, diferentes dosis, etc. para ver si al ratón le funciona el medicamento. Se trata de una forma muy aproximada de lo que le pasa al paciente”.

Secuenciar las zonas que sobreviven al tratamiento escogido


El próximo paso de los investigadores para afrontar el síndrome de Sézary es explorar múltiples opciones con los 26 posibles tratamientos señalados en el nuevo modelo para encontrar el fármaco adecuado en cada paciente. “Queremos demostrar que aquel medicamento que funciona in vitro e in vivo responde al mecanismo que pensamos que el paciente tiene dañado. Debemos analizar a nivel genético que estas células están dañadas por un mecanismo de acción, y nuestra meta es bloquearlo”, afirma el dermatólogo.

"Debemos analizar a nivel genético que estas células están dañadas por un mecanismo de acción"


Se ha empezado a secuenciar los ratones que han respondido y los que no al tratamiento seleccionado para cada paciente, y otra barrera que los investigadores esperan derribar es, en palabras de Gallardo, que “dentro de un paciente puede haber diferentes poblaciones malignas. Para ello, secuenciaremos las zonas que sobreviven después del tratamiento, siendo distintas a las iniciales. En este caso se deberían dar dos tratamientos: uno inicial para una población y la que recae, tratarla con otro fármaco. Puede haber dos poblaciones malignas distintas”.

Los dermatólogos, protagonistas para abordar el síndrome de Sézary 


La Dermatología tienen un papel primordial en el abordaje de esta enfermedad, tal y como afirma el jefe de sección del Servicio de Dermatología: “Las células malignas tienen apetencia por ir a la piel y nosotros nos encargamos de la mayoría de los síntomas iniciales y de manejar la calidad de vida de los pacientes”.

Este tipo de linfomas son enfermedades raras a las que apenas se llevan a cabo ensayos clínicos. Gallardo afirma que “suele aparecer un caso en cada 100.000 habitantes. En Cataluña aparecen 70 casos nuevos al año de incidencia. Conocemos esta enfermedad cuando se desborda ya afecta a órganos o ganglios, y el el hematólogo actúa como si fuera un linfoma sistémico. Al ser gente mayor no podemos hacer tratamientos agresivos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.