El libro recoge la principal evidencia científica para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los cánceres de piel

La AEDV publica una "hoja de ruta" para el paciente con cáncer de piel
La reina Letizia, posando junto a la ministra Carolina Darias, a su llegada al acto de presentación del "Libro Blanco del cáncer de piel en España".


13 jun 2022. 18.20H
SE LEE EN 4 minutos
La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) publica este lunes el 'Libro Blanco del Cáncer de Piel', con motivo del Día Mundial del Cáncer de Piel, en un acto presidido por la reina Letizia y con la asistencia de la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Este libro recoge por primera vez en España la principal evidencia científica para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los cánceres de piel más frecuentes. Su meta es ayudar al dermatólogo en su práctica clínica diaria, ya que detalla las mejores herramientas de diagnóstico y los posibles tratamientos, así como evalúa las pautas de seguimiento.

También el documento ofrece datos fiables ligados a la incidencia del cáncer de piel en España, evalúa los criterios de calidad asistencial para el tratamiento del cáncer cutáneo en los distintos hospitales españoles, y ofrece guías clínicas para el diagnóstico y tratamiento de los principales tipos de cáncer de piel melanoma, carcinoma basocelular y carcinoma de Merkel, así como guías de opiniones de expertos acerca de los linfomas, sarcomas, tumores anexiales y precáncer cutáneo. El presidente de la AEDV, Pedro Jaén, ha resaltado que "resulta fundamental conocer la incidencia de la enfermedad y establecer campañas preventivas y de diagnóstico precoz, para que la Administración y la sociedad conozcan el peso de estas patologías y el beneficio que aporta la prevención y el tratamiento adecuado".

Los datos obtenidos sobre carcinoma basocelular, la forma más frecuente de cáncer cutáneo (representa un 80-90 por ciento de los carcinomas cutáneos), varían en función del método de cuantificación empleado. En el único estudio en el que se tuvieron en cuenta los tumores tratados sin confirmación histológica y los tumores sucesivos en un mismo paciente, la incidencia cruda alcanzaba los 253,23 casos por 100,000 personas por año, más del doble que la estimada por el resto de los estudios, que tenían en cuenta únicamente los tumores confirmados histológicamente, y solo el primero de cada paciente.

La barrera de los dermatólogos para acceder a nuevos fármacos


La obra también recoge que en España existen restricciones en determinados hospitales, o comunidades, que impiden a los dermatólogos manejar nuevos fármacos. "Asimismo, existen presiones, por parte de otras sociedades, que tratan de acaparar todo el tratamiento del cáncer y evitar así que los dermatólogos tengamos acceso a él; a fin de cuentas, debemos ser nosotros los especialistas de referencia para tratar todos los tumores cutáneos", ha reclamado el doctor Luis Ríos-Buceta, coordinador del libro.

Otro problema constatado en esta revisión es la "falta de homogeneización" en la prestación de los servicios sanitarios, ya sea porque estos servicios varían de una comunidad a otra, al verse supeditados a distintas normativas, o bien porque, a nivel local, no todos los centros disponen de los mismos recursos en equipamiento y capital humano.

Igualmente, el documento lamenta que, en la actualidad, en España no es posible conocer la variabilidad interhospitalaria de los medios y la asistencia en el cáncer cutáneo, "un desconocimiento que supone un problema tanto para la elaboración de recomendaciones como para la mejora del proceso asistencial", ha esgrimido el experto.

Los resultados de este estudio señalan como puntos relevantes de mejora el disponer de un Comité Multidisciplinar de Melanoma con participación del dermatólogo (sólo contaban con él el 65 por ciento de los centros encuestados), así como el acceso directo del paciente ante la sospecha clínica de melanoma, carcinoma epidermoide y carcinoma basocelular (actualmente representa un 70, 42 y 34 por ciento de los casos, respectivamente). Además, destacan algunos puntos de mejora especialmente sencillos en su aplicación, como por ejemplo el empleo de informes anatomopatológicos estandarizados.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.