Investigadores revelan las vías interconectadas de los procesos metabólicos humanos y bacterianos del deterioro cutáneo

Detectan los mecanismos celulares que provocan el envejecimiento de la piel


15 nov 2021. 16.50H
SE LEE EN 3 minutos
El envejecimiento de la piel, ya sea por factores intrínsecos, como cambios hormonales, metabólicos o inmunológicos, o factores extrínsecos, como fumar y la exposición a la luz solar, provoca la alteración de la estructura, función y fisiología cutánea de la piel. En este sentido, muchos estudios han investigado la influencia del microbioma de la piel (totalidad de bacterias, virus y hongos que habitan en la piel) en estas alteraciones, pero los mecanismos moleculares que dictan la interacción entre estos factores y el microbioma de la piel aún no se comprenden completamente.

Un desconocimiento que ya cuenta con "un punto de partida" gracias a un reciente estudio, publicado en la revista Plus One y revisado por pares, donde los científicos holandeses del NIZO Food Research analizan el papel de las vías interconectadas de los procesos metabólicos humanos y bacterianos que envejecen la piel.

En primer lugar, los investigadores buscaron en la literatura científica existente para identificar vías biológicas comunes entre los seres humanos y los microbios de la piel vinculados al envejecimiento intrínseco de la piel. Posteriormente, utilizaron pruebas de secuenciación de ARN ribosómico 16S de muestras de mejillas de participantes femeninas con varios cambios en la piel relacionados con la edad para confirmar los cambios en la composición del microbioma de la piel observados en varios estudios.

Muestra de piel para analizar los genes del envejecimiento 


El equipo recopiló muestras de hisopos de piel, una de cada mejilla, de 25 participantes femeninas sanas de ascendencia europea en Bélgica. A estas, las dividieron en dos grupos de edad, uno de 20 a 28 años y el otro de 59 a 68 años. El estudio excluyó a los participantes con ciertas afecciones de la piel y factores externos relacionados con el envejecimiento de la piel como la soriasis, tabaquismo o beber alcohol más de 3 veces al día.

Una vez obtenidos los resultados, los investigadores reunieron referencias genómicas de la base de datos de secuencias de genes del Centro Nacional de Información Biotecnológica. “La información se refería a genes relevantes para el envejecimiento de la piel, identificados y confirmados mediante pruebas”, detallan en el estudio.

Los genes bacterianos de referencia en estas vías se utilizaron para crear modelos ocultos de Markov (HMM), que se aplicaron para detectar la presencia de funcionalidades definidas en conjuntos de datos genómicos y metagenómicos de bacterias asociadas a la piel. Una vez definidos estos modelos, los aplicaron a las muestras 
 de microbiota cutánea de las mejillas de las voluntarias en base a los dos grupos de edad diferentes.

¿Cuáles son las vías bacterianas asociadas con el envejecimiento de la piel?


“Los resultados muestran que las principales vías bacterianas asociadas con el envejecimiento de la piel son las relacionadas con la producción de ceramidas, que son lípidos que componen la barrera cutánea natural, así como con ácidos grasos y pigmentación”, resaltan los investigadores, quienes además consideran haber encontrado evidencia de una relación entre el envejecimiento de la piel y las enzimas bacterianas involucradas en la glicación de proteínas.

Ante estos resultados, los científicos consideran que “en general” los datos proporcionan nuevas pistas para intervenir en los procesos bacterianos asociados con el envejecimiento de la piel humana. Aunque, ante el pequeño tamaño y la falta de diversidad del estudio, sugieren que sus hallazgos pueden estar limitados y deberían considerarse como “un punto de partida”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.