18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Una enfermera, condenada a más de un año de prisión por falsificar recetas

La acusada falsificó un total de 97 recetas entre 2012 y 2017 para obtener Diazepam

Exteriores de la Audiencia Provincial de Cantabria.
Una enfermera, condenada a más de un año de prisión por falsificar recetas
mié 18 abril 2018. 13.45H
Redacción
La Consejería de Sanidad de Cantabria denunció en 2017 a una enfermera del Banco de Sangre por falsificar 97 recetas entre 2012 y 2017 para obtener Diazepam para su propio consumo. Este miércoles, ha sido condenada a un año y seis meses de cárcel e inhabilitación para ejercer su profesión por la Audiencia de Cantabria.

La mujer ha admitido los hechos y ha mostrado su conformidad con el escrito de acusación del Ministerio Público, aceptando la condena por un delito continuado de falsificación por particular de documentos oficiales y otro leve de estafa. Además, la enfermera deberá pagar una multa de 720 euros e indemnizar al Servicio Cántabro de Salud en 135,93 euros en concepto de responsabilidad civil.

El Ministerio Fiscal explicaba en su escrito de calificación que la enfermera del Banco de Sangre de Santander sustrajo diversas recetas del Servicio Cántabro de Salud en su puesto de trabajo para conseguir el medicamento Diazepam, desde 2012 hasta febrero de 2017, cuando fue descubierta.

La acusada las rellenaba "con su propia letra" haciendo constar como prescriptores a médicos del servicio público, cuyos datos conocía por su condición profesional, y como pacientes a ella misma o a otras personas, cuyos nombre y número de afiliación sabía también gracias a su trabajo. Así, consiguió hasta 97 recetas falsificadas, de las cuales 19 estaban a su nombre, y las entregó en varias farmacias de Santander, dedicando toda la medicación que obtuvo a su propio consumo.

En el momento de los hechos, según indica la Fiscalía, la enfermera presentaba dependencia a los sedantes y al alcohol y un trastorno ansioso depresivo que le provocaba "una afectación grave de su capacidad volitiva" a la hora de obtener y consumir este medicamento.

Estaba previsto que la Audiencia de Cantabria juzgase este miércoles a la mujer por estos hechos, que fueron denunciados por la Consejería de Sanidad el 4 de julio de 2017, pero finalmente el proceso no se ha celebrado al alcanzarse la conformidad. La defensa de la enfermera ha solicitado la suspensión de la ejecución de la pena de prisión.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.