Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Conocimiento > Derecho

Un médico afronta 6 años de cárcel por abusar de una paciente con cistitis

Le realizó tocamientos con la excusa de que la víctima pudiera mantener relaciones sexuales sin dolor

La Fiscalía pide seis años de cárcel para el facultativo.
Un médico afronta 6 años de cárcel por abusar de una paciente con cistitis
Redacción
Jueves, 03 de noviembre de 2016, a las 11:30
La Fiscalía ha solicitado seis años de cárcel para un médico acusado de abusar sexualmente de una paciente que acudió a su consulta en Madrid por una cistitis y que sufrió tocamientos del doctor, que él justificó realizar para que la víctima pudiera tener relaciones sexuales sin dolor a causa de la infección.

Los hechos ocurrieron el 26 de agosto de 2014 en el centro de salud de Legazpi (Madrid), donde trabajaba el acusado y al que acudió la víctima, de 25 años, por un problema de bazo o cistitis, como recoge el Ministerio Público en su informe de acusación provisional. Durante la visita, el procesado, después de indicar a la paciente que se bajara la falda y la ropa interior y se colocara en la camilla, le extrajo los pechos del sujetador y le introdujo dos dedos de la mano sin guantes por la vagina para, acto seguido, hacerlo con un tubo blanco de 20 centímetros.

Hizo lo mismo en el ano de la paciente mientras le decía "relaja el ano como cuando tienes relaciones sexuales" y, posteriormente, volvió a introducirle los dedos en la vagina y le frotó el clítoris buscando "relajar la vagina". Lo hacía, según él mismo le manifestó a la paciente al finalizar la "exploración" descrita, "para conseguir separar su vagina del recto a fin de que pudiera tener relaciones sexuales sin dolor por la cistitis".

Según el relato del fiscal, el acusado estuvo realizando estas actuaciones a la paciente durante veinte minutos y, una vez finalizó, le indicó que se vistiera y se sentara en una silla dando por concluida la visita. Como consecuencia de los hechos descritos, la joven sufre trastorno de estrés postraumático crónico, así como un cuadro de depresión con sentimiento de tristeza, culpa, autocrítica y decepción consigo misma.