14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Profesionales sanitarios / Derecho Sanitario

Un mal ambiente laboral es motivo de invalidez absoluta para un sanitario

Una sentencia le reconoce a una enfermera esta situación después de alegar un entorno de trabajo desfavorable

Palacio de Justicia de Vitoria.
Un mal ambiente laboral es motivo de invalidez absoluta para un sanitario
lun 26 septiembre 2016. 14.05H
Juanma Fernández
Un mal ambiente laboral puede valerle a un sanitario la invalidez absoluta. Así lo ha dictaminado el Juzgado de lo Social número Tres de Vitoria a raíz de la demanda de una enfermera de Osakidetza que alegó estar sometida a un mal ambiente de trabajo. La profesional, que ostentaba la jefatura de la Unidad de Atención Primaria de Aiala, comenzó a tener problemas en su entorno laboral que desembocaron en una reunión secreta de las personas que estaban a su cargo el 6 de febrero de 2014. Allí se preguntó directamente si querían que siguiera en sus funciones, obteniendo un voto a favor, 24 en contra, seis sin decantarse y una persona que no votó. 

La profesional presentaba problemas médicos previos como trastorno adaptativo con depresión breve, crisis de ansiedad y un episodio de trastorno ansioso-depresivo agravado por estrés, todos ellos relacionados con problemas con su entorno laboral. Así, la sentencia, a la que ha tenido acceso Redacción Médica, explica que “todos los informes médicos asocian la patología psiquiátrica de la trabajadora al entorno laboral”. Si bien matiza que “no se ha dado por probado que hayan existido las amenazas”, cuestión que ella sí señaló. Así, se concluye que “no hay otra explicación para la patología”: trastorno adaptativo. Tampoco señala que hubiera padecido “una situación de acoso u hostigamiento laboral”.

La sentencia valora que “el discurso de la demandante constituye la manifestación de la sintomatología del trastorno adaptativo diagnosticado y el psiquiatra valora en su diagnóstico que ese trastorno está relacionado con el contexto laboral de la paciente según esta lo percibe”. Es por ello que el citado juzgado responsabiliza directamente a la empresa y a la mutua de esta enfermera. Lo que condena al Instituto Nacional de la Seguridad Social, a la Tesorería de la Seguridad Social, Mutualia y Osakidetza a abonarle, además, 3.597 euros.

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda a la sentencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.